La Universidad de Granada (UGR)

La Universidad cuenta ahora mismo con 70.000 estudiantes que provienen de diversas provincias españolas y diferentes nacionalidades, una Universidad con un prestigio intachable en España. Profesores que tienen una reputación inigualable y que permiten a la institución gozar de los mejores puestos en el ranking nacional.

uGRenfurecida: el movimiento universitario

Hace un mes empezaron los encontronazos entre profesores y estudiantes, y es que no se ponían de acuerdo. Esta cuenta existe desde 2012 y sirve para «ayudar a todos los estudiantes que estén perdidos, necesiten información o se enfrenten a una injusticia«, revela el perfil uGR Enfurecida. Desde hace tiempo porta este movimiento y engloba a la totalidad granadina, pues su perfil es Unión Granada Enfurecida, y trata de sacar a la luz los temas más relevantes de la ciudad y la comunidad universitaria, que tiene un gran peso en la capital nazarí.

Esto no es nuevo. La UGR acumula muchos desengaños en los estudiantes que sufren día a día algunos comentarios y acciones de ciertos profesores, mermando su rendimiento académico y haciendo perder la ilusión por el estudio, más si cabe teniendo en cuenta que «los estudiantes estaban muy cansados de la actitud de la UGR no sólo ahora, sino estos años atrás, y fue una mecha que no pudo contenerse», explica uGR Enfurecida. El perfil granadino dio vida al hashtag que acumula tweets cada día.

#vergUGRenza: creado por Unión Granada Enfurecida | uGRenfurecida

uGRenfurecida consigue crear un movimiento y un hashtag (TT) para que los estudiantes se posicionen durante todo un día entero como Primer Trending Topic Nacional en España (TT España). Son más de 22.000 personas las que se quejan y escriben tuits durante horas, para visibilizar lo que ocurre en esta universidad. Hasta el momento hay más de 23.500 hablando del mismo tema, y ya se han interesado otros estudiantes de diferentes universidades españolas para ver lo que ocurre en Granada. Un estudiante anónimo de la UGR nos cuenta que «si no existieran problemas, jamás se habría creado un TT #1 nacional, y mucho menos con casi diez mil personas hablando de lo mismo. Hemos sido presionados durante años, por fin nos dan voz«.

#vergUGRenza TT en España: el día que una Universidad se levantó en redes

Con más de veinte mil tweets, la UGR se colocó con holgura en el Trending Topic número 1 nacional durante medio día. Una cifra que no gusta para nada en el colectivo docente y gobierno de la propia universidad, pero que es reflejo de que algo se está haciendo muy mal. Los estudiantes universitarios no piden un aprobado general, sino una evaluación justa y una docencia de calidad, «que tanto dicen tener en la UGR», asegura un estudiante anónimo de la Facultad de Ciencias.

El lunes 20 de marzo de 2020, los estudiantes se levantaron con la caída de Prado y muchas quejas acumuladas, y uGRenfurecida, gracias al hashtag #vergUGRenza, consiguió incendiar Twitter, mientras que el martes 21 de marzo y sucesivos días lo hicieron con un hashtag compartido #verUGRenza. Ambos movimientos sumaron casi 30.000 tuits en tan sólo dos días, una cifra jamás vista en España en redes sociales. Otra minoría de estudiantes, muy enfadados, propusieron el hashtag #mUGRe, en referencia a los departamentos tan estancos y obsoletos que tiene la universidad y que «necesitan una limpieza», comenta una estudiante de 2º curso de la Facultad de Filosofía y Letras UGR.

Este movimiento, sin duda, destapa una gestión a debate por parte de un rectorado de una de las universidades más prestigiosas de España, y que no ha sabido dictar unas normas o pasos a seguir hasta la fecha de hoy, y que como asegura el estudiante de Ciencias «no nos han protegido en absoluto con esas directrices, hemos visto un Plan de Contingencia muy a favor del profesorado y vamos a luchar hasta conseguir lo contrario«, asegura.

Respuesta de la UGR: «tardía e ineficaz» según los estudiantes

La respuesta del Rectorado ha sido la siguiente: suavizar todas las quejas y decir que se tratan de casos aislados, de forma que la rectora mantiene que esta cuenta ha iniciado una campaña de desprestigio, y los estudiantes se levantan diciendo que es al contrario, que «Pilar Aranda es la que ha iniciado la campaña de desprestigio en contra de todos los estudiantes: ha sido una respuesta tardía e ineficaz», comenta el estudiante de Ciencias.

La uGRenfurecida sin embargo, publica unas líneas de agradecimiento a la UGR diciendo que la propia universidad ha hecho muchas cosas bien, como declara en Granada Hoy, además de escribir un tweet donde habla bien del profesorado que se está esforzando más que nunca en estos días.

Por otro lado, el profesor Javier R Alcázar, escribió en su columna unas fuertes declaraciones contra la plataforma uGR Enfurecida, llegando a equipararla con Spiriman (Justicia por la Sanidad), diciendo que esta plataforma de estudiantes se lucraba con todo esto. Minutos más tarde, la rectora Pilar Aranda compartió su artículo en sus redes sociales, y un aluvión de estudiantes se le echaron encima, debido al incorrecto posicionamiento que tuvo sin tener en cuenta a los estudiantes. «Una vez más, ha quedado fuertemente retratada«, postula el estudiante de la Facultad de Ciencias. En defensa de lo que sufre el estudiantado, José Martínez Olmos hace este genial análisis un día más tarde que Alcázar.

Pilar Aranda: gestión con lupa

Es posible que estos acontecimientos llenen de gloria (o no) la gestión de Pilar Aranda, o eso es lo que quiere expresar José Martínez Olmos, pues recordemos que volvió a salir electa en las elecciones a Rectorado UGR 2019 porque no había más candidatos. Los estudiantes vapulean toda la gestión que está llevando a cabo y esperan con ganas el surgimiento de otro candidato al rectorado de la Universidad de Granada. uGRenfurecida pide calma y paciencia, pues comenta que con el tiempo irán mejorando las cosas.

«Estoy convencido que la universidad se juega mucho de su prestigio en la forma en la que sea capaz de responder al desafío que supone asegurar la calidad de la formación o demostrar la capacidad de adaptarse a las circunstancias individuales que marcan una desigualdad que hay que evitar. También es un desafío establecer sistemas de evaluación adecuados, justos e innovadores que deberían contar con la participación de los estudiantes si no se quiere caer en un descrédito y en una desafección que no sería positiva. La universidad y los docentes universitarios se la juegan ante los estudiantes y ante los padres y madres que cuidan y se preocupan por la formación de sus hijos. Hay que esperar que se cuide especialmente tener en cuenta las necesidades y los condicionantes de los estudiantes y que puedan participar de las decisiones.»

José Martínez Olmos | Fuente: GranadaHoy (ver enlace)