Padre Patrón (Padre Padrone, 1977)

La película. Reseña y resumen de la película

Padre padrone (italiano: Padre padrone) es una película italiana de 1977 dirigida por los hermanos Taviani. Está basada en la novela homónima de Gavino Ledda.​

En el Festival de Cine de Cannes de 1977 recibió la Palma de Oro y el Premio de la Crítica Internacional FIPRESCI. En 2008, fue incluida en la lista «100 film italiani da salvare», proyecto presentado en la 65 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia y que tiene por fin reunir lo más significativo del cine italiano del período 1942-1978.

Película muy significativa de la educación en esos tiempos para la gente del campo, donde era más importante cuidar un ganado que recibir una educación digna. Aparece la figura de un padre dictador, el Padre Patrón. He dividido la película en tres partes: la niñez, la adolescencia y la madurez de Gavino (hijo del Patrón).

Padre Padrone y la educación

Lo que más llama la atención de la niñez es cuando el padre va a la escuela a sacarlo del aula, cuando el padre lo deja solo una noche en el campo para que aprenda a estar en solitario (además de prohibirle estar con amigos). Los dos chicos del campo intentan juntarse pero ambos padres les propinan una buena paliza, de muerte en el caso de Gabino. La educación sexual es nula y se da con el propio descubrimiento y experiencia con animales.

«Los dos chicos del campo intentan juntarse, pero ambos padres les propinan una buena paliza»

Una vez pasada esa niñez, nos centramos en su adolescencia. Descubre lo maravilloso que es el sonido (educación musical) que le produce un acordeón cuando pasan unos chicos por el campo; hasta entonces se entiende que no había “escuchado” música. Había estado privado del placer de la música todos estos años, desde su infancia. Persigue a los músicos y logra hacer trato con ellos más tarde. Gracias al nuevo instrumento musical que posee, consigue comunicarse a través de la música (relaciono esta parte de la película con el temario dado en clase: Códigos semióticos y diferencias culturales: Lenguajes tamborileados y silbados, donde se hacen “tonos” para comunicarse).

En su madurez, Gavino empieza a prestar servicio militar mientras estudia. Llama la atención que estuviese toda la vida corriéndole a la educación por culpa del padre y ahora se ponga a estudiar, además, con la ironía que el padre le suelta: “eres un ignorante”, llama doblemente la atención ya que la culpa es del propio padre. Aparece de nuevo un guiño al temario: Códigos semióticos y diferencias culturales: Códigos musicales: cuando aparece la bandera, le dan una gran importancia a la patria que defiende dicha bandera.

En la recta final de la película, Gavino obtiene una educación digna, vuelve a su pueblo y le suelta un gran discurso que llevaba preparado al Padre Patrón, rebelándose como nunca. Se pelea con el padre y se da a entender que al padre se le rompen los esquemas, ya no puede más. Está abatido. Finalmente se da cuenta que no tiene autoridad sobre el hijo: la educación -en todos los niveles- es superior ante cualquier «dictadura».

Conclusiones y finalidad

Pienso que todo estudiante de magisterio (Educación Primaria, Infantil o Secundaria) debería ver esta película para ponerse también en la postura y lado de otro tipo de familias, cada vez menos comunes, pero que vienen de una zona rural o deprivación social y tienen una cultura muy arraigada en sí misma. Aprender a sacarles y mostrarle luz gracias a la educación (musical, artística, lógico-matemática, comunicativa, etc…) para sacar la mejor versión de ellos/as mismos/as y potenciar sus capacidades y potencialidades. (Armstrong y H. Gardner).

La misión educativa de esta película es trasladar además un mensaje esperanzador, de que «siempre se puede» luchar ante la adversidad y que nunca el destino está cerrado o escrito. Nosotros podemos reescribir nuestra propia historia y coger las riendas de nuestra vida, cuanto antes mejor, y siempre desde el ámbito educativo. Educar es amar, y como dice Francisco Mora, «sólo se aprende aquello que se ama».

Puntuación: 8,5/10