Desarrollo del lenguaje: bilingüismo y lenguas en la infancia

Bilingüismo y estudio de casos

Actividad

Actividad: Reflexiona y analiza sobre cada uno de los siguientes hipotéticos casos:

1.- Paul y Marta son una pareja que viven en Londres. Él es inglés y ella española. Cuando nació su hijo, decidieron que la madre le hablara en español y el padre en ingles, y la escolarización la hizo en un colegio inglés. La madre continúa hablando con él en español en casa, y las vacaciones de verano, al menos 15 días, procuran pasarlas en España con la familia española.

2.- Juan y Jasmín son una pareja de español y marroquí que se han conocido en Francia. Los dos se comunican entre sí en francés. Cuando nació su primera hija los padres vivían en Marruecos, y decidieron hablarle cada uno en su idioma. El padre en español y la madre en árabe, mientras que los dos seguían comunicándose entre sí en francés. Durante los tres primeros años la niña acudió a un centro infantil en Marruecos, posteriormente vinieron a vivir a España y se escolarizó en un colegio español. La madre seguía hablándole en árabe, y entre los dos padres se hablaban en francés hasta que la madre comenzó hablar el español.

3.- Lee y Juana son una pareja (chino-española) que viven en Valladolid y tienen una hija de 4 años que acude a un aula de Educación Infantil de la ciudad. Desde el principio los dos le hablaron en español, a pesar de la deficiente expresión del padre en dicho idioma. En la actualidad, la niña se siente atraída por el chino, que oye hablar a su padre con un hermano que ha venido a vivir con ellos. Ha aprendido a decir algunas palabras y quiere aprenderlo.

4.- Abbud es un niño marroquí de 5 años que está escolarizado en un colegio de Educación Infantil en España. Lleva aquí desde los 3 años y cuando vino no sabía nada de español. En la actualidad sigue hablando en árabe con los padres, y aunque comprende bien el español, aún le cuesta la pronunciación.

Cuestiones

(A) ¿En qué casos se considera que se puede conseguir un bilingüismo más completo y equilibrado? Justifica tu respuesta a la luz de los conocimientos teóricos.

Los casos 1, 2 y 4 son los que pueden conseguir un bilingüismo más completo. En ambos casos se hablan las dos lenguas de forma simultánea, lo cual permite que el niño/a se “empape” bien de las dos lenguas.

Durante los dos primeros años, las neuronas se adaptan a cualquier pronunciación que oiga el niño; (…) al comprobarse que niños muy pequeños pueden dominar no sólo un vocabulario extenso sino también dos gramáticas distintas, utilizando el orden adecuado de las palabras, de las pausas y de los gestos característicos de cada idioma” (Bates et al., 2001; Mayberry y Nicoladis, 2000).

En el caso 1, el padre le hablará al niño en inglés mientras que la madre lo hará en español. Cuando el niño tenga necesidad de hablar con el padre tendrá que hacerlo con el inglés y con la madre en español, lo cual permite al niño manejar con bastante destreza las dos lenguas al mismo tiempo, ya que tiene una lengua por cada figura (materna y paterna).

El caso 2 es más peculiar. El padre de la niña le habla en español y la madre le habla en árabe pero, a diferencia del caso 1, los padres hablan entre ellos en francés, por lo que se incrementa una lengua hasta que la madre comienza a hablar español. Es cierto que la niña tendrá bilingüismo con el español-árabe, pero posiblemente el francés no llegue a desarrollarlo tan bien como las dos primeras lenguas, debido a que al no existir interacción con la niña en francés ella no se impregnará de dicha lengua con el mismo grado de facilidad que con las anteriores. En el caso de aprender a hablar en las tres lenguas, la niña habrá conseguido un bilingüismo sucesivo.

En el caso 3, la niña de 4 años ha escuchado desde que nació la lengua española, ya que es la que hablan los padres con ella, y además está en un colegio que imparte clases en español castellano. Aunque en la actualidad la niña se sienta atraída por el chino y quiera aprenderla no va a lograr el mismo éxito que los casos 1 y 2, donde las lenguas se hablaban de forma simultánea desde el nacimiento.

Para finalizar, en el caso 4 tenemos a un niño marroquí que a sus 5 años ya está escolarizado en un colegio Español desde los 3 años pero que habla con normalidad el idioma árabe con sus padres. Este niño tendrá bilingüismo, debido a que su escasa edad le permitirá aprender con bastante soltura ambas lenguas: en el colegio y con su grupo de iguales (amigos, compañeros de clase…) hablará el español cada vez mejor; en casa seguirá perfeccionando el árabe. A la edad de 10 años probablemente conseguirá manejar los dos idiomas con bastante éxito.

(B) Como maestra o maestro de Educación Infantil o Educación Primaria en un aula, si te encontraras con alguna situación similar a las presentadas, ¿qué actitudes deberías manifestar ante dada una de ellas con los alumnos, con los padres o con la comunidad educativa? Razona tus respuestas. 

Encontrarse en un aula con un alumno/a que presenta signos de posible bilingüismo debe ser muy positivo, ya que este niño en muchos casos tendrá cierta dificultad al entender algunas palabras (sobre todo si el colegio en el que nos encontrásemos no impartiera clases en su lengua materna) que el resto del grupo. Asimismo, este chico/a tendrá un mayor desarrollo global que los demás, ya que sus conexiones neuronales trabajarán con mayor rapidez: no es lo mismo aprender una lengua a la vez que dos; ya considerando que los niños de escasa edad tienen mucho más fácil aprender dos lenguas que un adulto, aún así debe tener el doble de estimulaciones.

En mi poder como maestro de Educación Infantil/Primaria, podría proponer actividades para el niño de forma que se favorezca la adquisición de la lengua que está estudiando en la escuela. Es muy importante que el maestro trabaje de forma positiva con el alumno e intente integrarlo de forma correcta, ya que como propone Mariscal (2008), para que el bilingüismo sea realmente positivo para el desarrollo psicológico del niño se tienen que tener una serie de circunstancias, entre ellas que los padres, profesores y educadores manifiesten actitudes y expectativas positivas en relación al desarrollo integral del niño.

Un maestro que no favorezca la interacción de este niño/a con los demás compañeros y con el mismo maestro en ambas lenguas, lo que está haciendo es mermar las posibilidades de que llegue a dominar con éxito las dos lenguas. Se puede favorecer este desarrollo proponiendo actividades como: dejarles hablar y comunicarse entre ellos, hacer juegos con cartas y cartulinas (para que aprenda a identificar objetos en las distintas lenguas) y, sobre todo, aplicar paciencia, ya que este niño como he dicho anteriormente se enfrenta a dos lenguas y no a una como el resto del grupo, lo que posiblemente puede suponer el doble grado de dificultad para el/la niño/a.

Referencias bibliográficas

Martín Bravo, C. y Navarro Guzmán, José I. “Psicología del desarrollo para docentes” Madrid, 2009: Pirámide. (p. 92)