Archivos por Etiqueta: Literatura

El romanticismo en España. Prosa y poesía

El Romanticismo fue un movimiento cultural y artístico que surgió en Alemania e Inglaterra entre fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, y se propagó por Europa rápidamente. Además representó el inicio de la modernidad y, aunque de forma compleja y diversa, sentó las bases de la ideología del Estado liberal burgués.

  • Características  literarias

Temas: La libertad, el poder, la justicia; el sentido de la vida y el silencio de Dios; el destino del ser humano y sus misterios; el amor anhelado e inalcanzable.
Estilo: Rechazo de las convenciones del lenguaje poético; reivindicación de la integración de los diversos estilos y registros; uso de coloquialismos y neologismos; enunciados exclamativos y léxico y recursos estilísticos que expresan la subjetividad y la sensibilidad.

  • Evolución en España

Primera etapa: se difunden las ideas de los  románticos alemanes en España. Predomina una visión tradicionalista y conservadora. Empiezan a aparecer polémicas, críticas y empiezan a surgir reflexiones sobre nuevos postulados artísticos.
Segunda etapa: triunfo del romanticismo en España, al que se había añadido la influencia del romanticismo francés.
Tercera etapa: posromanticismo; influencia alemana (Heine). Se reivindica la poesía como forma popular y de expresión intimista.

  • Drama romántico. Rasgos generales

A.   Estructura y discurso: División en jornadas; mezcla de prosa y verso, y tendencia a la polimetría; rechazo de la regla de las tres unidades; mezcla de lo trágico y lo cómico.
 B.   Temas: El amor apasionado, la fatalidad, la venganza, la crítica al poder y a la autoridad; también motivos del suicidio y el honor; elementos sobrenaturales.
 C.   Personajes: Protagonista víctima de la fatalidad y la sociedad; la mujer, el amor y el sufrimiento.
D.   Obras: Don Álvaro o la fuerza del sino, del duque de Rivas; Don Juan Tenorio, de José Zorrilla.

  • Prosa romántica:

A.   Novela: Novela  Histórica (El señor de Bembibre, de Enrique Gil y Carrasco). Novela popular o de folletín (María, la hijade un jornalero, de Wenceslao Ayguals de Izco). Realismo costumbrista: La gaviota, de Fernán Caballero.
 B.   Costumbrismo: Artículos periodísticos de carácter descriptivo (de escenas y tipos): Panorama matritense, de Ramón de Mesonero Romanos, y Escenas andaluzas, de Serafín Estébanez Calderón.
 C.   Mariano José de Larra es el creador del artículo literario en España; firma con seudónimos (Fígaro, Andrés Niporesas…). Mariano José de Larra ha escrito artículos de costumbres ( donde hace un análisis crítico de la realidad y propuesta de reformas): El castellano viejo, El café, Vuelva usted mañana. Artículos políticos (tiene una ideología liberal; aborda el tema de la libertad de expresión y la censura.).  Artículos de crítica literaria: crítica de obras teatrales y sobre la creación artística.  Estilo de Mariano José de Larra: Incorporación del diálogo y la epístola; carácter confesional; exageración, ironía.

  • Poesía romántica

Los poetas románticos componen sus poemas en medio de un arrebato de sentimientos, plasmando en versos todo cuanto sienten o piensan. Según parte de la crítica literaria, en sus composiciones hay un lirismo de gran fuerza, sin embargo conviviendo con versos vulgares y prosaicos.
Varios son los temas de la lírica romántica:

  • El Yo, la propia intimidad. Fue Espronceda,  dejando en su Canto a Teresa una desgarradora confesión de amor y desengaño, quien con más acierto ha logrado poetizar sus sentimientos.
  • El amor pasional, con entregas súbitas, totales, y rápidos abandonos. La exaltación y el hastío.
  • Se inspiran en temas históricos y legendarios.
  • La religión, aunque frecuentemente sea a través de la rebeldía con la consiguiente compasión y aun exaltación del diablo.
  • Las reivindicaciones sociales (revalorización de los tipos marginales, como el mendigo).
  • La naturaleza, que es mostrada en todas sus modalidades y variaciones. Suelen ambientar sus composiciones en lugares misteriosos, como cementerios, tormentas, el mar embravecido, etc.
  • La sátira, frecuentemente ligada a sucesos políticos o literarios.

También es de señalar que el nuevo espíritu afectó a la versificación. Frente a la monótona repetición neoclásica de letrillas y canciones, se proclamó el derecho de utilizar todas las variaciones métricas existentes, de aclimatar las de otras lenguas y de innovar cuando fuera preciso. El romanticismo se adelanta aquí, como en otros aspectos, a las audacias modernistas de fin de siglo.
 Autores y obras de la poesía romántica:

  • José de Espronceda

Canciones. Habla de tipos humanos marginales, aparecen símbolos de valores ideológicos y morales: defensa de la libertad, crítica social.
El estudiante de Salamanca. Temas: el amor y la muerte, el burlador que presencia su entierro; protagonista: rebelde ante Dios; espacio y tiempo: Salamanca, de noche; elementos sobrenaturales y terroríficos.
El diablo mundo. Sentido de la vida en una sociedad donde impera el mal.

  • Gustavo Adolfo Bécquer. Rimas: 79 poemas sobre el amor, la poesía y la creación literaria; la soledad, la angustia y la muerte; la naturaleza; el sueño. Constante presencia del yo; diálogos; paralelismos, correlaciones y formas bimembres; rima asonante; polimetría.

Campo léxico y campo semántico

En ambos  casos se trata de dos tipos de relaciones semánticas entre palabras.

  • El campo semántico es un conjunto de palabras de la misma categoría gramatical ( todas  las palabras que conforman un mismo campo semántico deben ser sustantivos o todas ellas deben ser verbos o deben pertenecer a cualquier otra categoría gramatical) que comparten (más allá de sus diferencias) una parte común de significado.

 Ejemplos:
Campo semántico de la clase: mesa, silla, bolígrafo, pizarra… Todas estas palabras pertenecen a una misma categoría gramatical (todas son sustantivos) y comparten un rasgo de significado (todas son objetos de la clase), a pesar de las diferencias específicas de cada objeto y de su utilidad.
Campo semántico de los instrumentos musicales: guitarra, clarinete, violín, tuba, piano, flauta…
-Campo semántico de los miembros de la familia: hijo, abuelo, tío, suegra, nuera, bisabuelo, hermano, padre, madre…
-Campo semántico de las flores: amapola, geranio, azuzena, clavel, lirio…
-Campo semántico de los transportes: coche, tren, autocar, taxi, avión…
-Campo semántico de las armas de fuego: pistola, escopeta, fusil, ametralladora, trabuco, cañón, misil… Todas estas palabras son sustantivos que comparten un rasgo de significado (armas de fuego), a pesar de diferenciarse unas de otras por algún rasgo o característica (calibre de la bala, alcance…).
-Campo semántico de las armas blancas: navaja, cuchillo, sable, florete… Todas estas palabras son sustantivos que comparten un rasgo de significado o sema (son armas blancas), aunque se diferencian entre sí en algunos rasgos distintivos (de un filo o de dos, de uso doméstico o para la guerra, …).
-Campo semántico de los asientos: silla, sillón, sofá, taburete, mecedora, tumbona…. Todas estas palabras  pertenecen a una misma categoría gramatical (todas ellas son sustantivos) y tienen en común el rasgo de significado “objetos para sentarse”, pero a su vez, todas se diferencian entre si por algún rasgo o característica (por ej. el sofá tiene brazos y el taburete no; el taburete es un asiento individual y en el sofá pueden sentarse varias personas, etc).
-Campo semántico de bailes: salsa, reggaeton, hip-hop, tango, merengue,… Todas estas palabras  pertenecen a una misma categoría gramatical (son sustantivos) y comparten una parte de significado (bailes), pero cada uno se distingue de otro por los pasos y la forma de bailarse.
-Otro ejemplo de campo semántico lo constituyen las palabras pared, tapia, muro, muralla..  Todas estas palabras son sustantivos y comparten un mismo rasgo de significado (todas ellas son obras de albañilería que permiten separar espacios), aunque se diferencian unas de otras por diferentes aspectos o características, por ejemplo el muro es grueso, mientras que la tapia es delgada.

  • Un campo léxico es un conjunto de palabras de diferentes categorías gramaticales que están relacionadas con un mismo tema.

Como vemos, en un campo léxico (a diferencia del campo semántico en el que las palabras tenían que pertenecer a una única categoría gramatical) podemos tener varias categorías gramaticales, es decir,  podemos tener palabras que sean adjetivos, sustantivos, verbos, etc, pero todas estas categorías tienen en común el pertenecer a un mismo tema.
 Ejemplos:
-Campo léxico de la clase: estudiar (verbo), aprobar (verbo), suspender (verbo), enseñar (verbo) profesor (sustantivo), alumno (sustantivo), difícil (adjetivo), etc. Como vemos, tenemos diferentes categorías gramaticales: verbos, adjetivos y sustantivos.
Campo léxico de la enseñanza:

Tipos de significado: denotación y connotación

Las palabras tienen un significado léxico o gramatical, que es el que registran los diccionarios. Ese significado que registran los diccionarios es un significado objetivo, que comparten todos los hablantes y se conoce también  con el nombre de significado denotativo. Por ejemplo, el significado denotativo de aire es el de “masa gaseosa que envuelve a la Tierra”.
Junto al significado denotativo, las palabras pueden tener otros significados que suelen guardar relación con lo que ese término sugiere o evoca a cada persona: alegría, nostalgia, tristeza, furia… El significado subjetivo que cada palabra evoca en el hablante se conoce como significado asociativo o connotativo. Por ejemplo, la palabra aire puede significar para unas personas “vida”, “libertad”… y para otras, “desorden”, “frío”, “tempestad”…
En realidad todo signo tiene una dimensión denotativa (objetiva) que se complementa con su dimensión connotativa (subjetiva).
La connotación caracteriza habitualmente el lenguaje literario y en especial la poesía. Los poetas emplean palabras con mucha subjetividad. Así, por ejemplo, Federico García Lorca suele asociar la denotación del sustantivo metal con la connotación personal de “muerte” (por lo frío del metal).
Ambas dimensiones son parte de un continuo, cuando se va hacia la parte denotativa describiendo un objeto o una situación, los significados pueden ser fácilmente compartidos por muchas personas dentro de un contexto amplio o universal, es lo que se pretende “objetivo”; mientras que conforme la descripción contiene aspectos inferenciales que no son tan evidentes estamos avanzando hacia la dimensión connotativa que depende más de los contextos espacio-tiempo específicos del emisor.
Los significados denotativos tienen escasas modificaciones por el cambio de época, tiempo  o cultura, mientras que los significados  connotativos se alteran sustancialmente en las distintas culturas o épocas.

Connotaciones individuales y connotaciones culturales
A veces, un determinado grupo de hablantes atribuye un mismo significado connotativo a una determinada palabra. Así, la palabra Navidad  lleva asociadas para las personas de Occidente las ideas de paz, concordia, familia… Éste es un significado connotativo de carácter social y cultural que con frecuencia se impone sobre el significado denotativo y se convierte en vehículo para transmitir valoraciones ideológicas. En estos casos hablamos de un estereotipo.

Orígenes de la Literatura. Antigüedad Clásica

***

1. LA LITERATURA GRIEGA ARCAICA: S.VIII – VI a. C.
1.1 La epopeya homérica
Homero está considerado un autor de la etapa arcaica de la literatura griega. En sus obras, los personajes son: aristocráticos, príncipes y reyes; los dioses que intervienen en la obra tienen las mismas pasiones que los hombres.
Tiene una narración respetuosa y objetiva, pues se basa en un lenguaje elevado y adecuado a los personajes; destacan las descripciones minuciosas y el retrato impresionista de los personajes que, casi siempre, son descritos con uno o dos breves epítetos.

  • La Ilíada. Basada en la leyenda de Paris, hijo de Príamo, que rapta a Helena (esposa de Melenao) y comienza una guerra entre troyanos y griegos. La acción de esta obra comienza cuando los griegos ya han sitiado (acorralado) Troya, esto demuestra que el pueblo griego conocía la leyenda con anterioridad. En esta obra, Homero, pretende reflejar las dos pasiones de Aquiles: en primer lugar, su ira contra Agamenón por arrebatarle a su amada esclava Briseida; en segundo lugar, la ira contra Héctor por haber dado muerte a su amigo (amante) Patroclo. Se trata de la recreación de un héroe, como todos los poemas épicos, empapado en la legendaria tradición de la guerra entre griegos y troyanos. Los dioses, convertidos en hombres, se dejan arrastrar por las mismas pasiones.
  • La Odisea. Narra las aventuras de Ulises (Odiseo) en su viaje desde Troya hasta la isla de Ítaca, de la que era rey. Su esposa Penélope, había mandado a su hijo (Telémaco) en su búsqueda. Cuando Ulises vuelve a Ítaca, tras muchísimos años, encuentra a su hijo y lo convence para que sea cómplice de su plan: se hace pasar por un pretendiente más para unirse con Penélope, la cual organiza un concurso de tiro con arco, para que el pretendiente más “diestro” se quedase con ella. Ulises gana el concurso y mata a todos los pretendientes, diciendo anteriormente quién era él y qué es lo que le correspondía: el reinado de su isla. Con esta obra, Homero consigue una fusión entre lo humano y lo divino.

1.2. Hesíodo
Hesíodo, al igual que Homero, pertenece a la etapa arcaica de la literatura griega. Este poeta también arranca de la tradición. Realizó dos obras fundamentales: la Teogonía y Los trabajos y los días.
La primera obra, Teogonía de Hesíodo, sintetiza los principales mitos del pueblo griego, desde las sombras del Caos (igual que en el Génesis) hasta la victoria de Zeus (nombre del que procede la palabra dios) sobre los titanes.
En Los trabajos y los días, nos habla de un mundo opuesto al de la aristocracia urbana de Homero. Hesíodo es educador y mentor del campesino griego, y su pesimismo busca refugio en el mito: Prometeo y Hércules, Pandora, etc.
1.3. Lírica arcaica
Los griegos llamaban poesía mélica, a la expresión de los sentimientos íntimos del poeta. Eran composiciones que estaban destinadas a ser cantadas por un solista (en el caso de Safo o Anacreonte) o por un coro (en el caso de Píndaro). El instrumento que se utilizaba desde la antigüedad para cantar estos poemas era la lira.
De los muchos poetas de la época, destacaremos a los más importantes: Alceo y Safo de Lesbos, Anacreonte de Teos (pertenecientes a la lírica monódica) y Píndaro de Tebas (perteneciente a la lírica coral).
1.3.1. Lírica monódica

  • Alceo de Mitilene (hacia 630-580 a. C.) se inspira en Homero, al igual que Anacreonte, y también canta los placeres del vino. Sus himnos a las divinidades y, sobre todo, sus versos dedicados al vino, a la embriaguez y al amor están llenos de una sensual lasitud: el canto de la cigarra, el ardor de las mujeres y el ardiente sol que invita al poeta a beber hacen de Alceo un poeta irónico a la vez que sensual.
  • Safo de Lesbos compuso poemas dirigidos tanto a mujeres como a hombres. Su poesía es pura expresión de los sentimientos (amor y belleza). Escribió nueve libros de poesía lírica y uno de elegías. Existía una escuela o academia llamada ‘Círculo Sáfico’, donde enseñaba danza, poesía y música a un grupo de muchachas. Se compara esta escuela con la de Platón, puesto que ambos tienen una pedagogía similar. Sin embargo, otros opinan que esta escuela tuvo un carácter de culto religioso en honor de Afrodita, las musas o las tres Gracias.
  • Anacreonte de Teos ha pasado a la historia de la literatura como el cantor de los placeres que trae el vino, la buena mesa y el amor a las mujeres. El tema de la vejez y la muerte están tratados con serenidad y con una amable ironía que dan a algunos de los poemas un cierto aire burlesco y melancólico.

1.3.2. La lírica coral
Píndaro de Tebas es el poeta culto más importante de la época arcaica y de la lírica coral. Como hicieron Homero y Hesíodo, Píndaro reúne piedad y mito en sus cantos de los juegos atléticos. En sus composiciones encontramos la profunda religiosidad griega que se pregunta por el destino de los hombres y su dependencia de los dioses y, al mismo tiempo, encontramos la exaltación de la vida feliz, el vigor juvenil, la belleza y la fuerza.
En sus epinicios encontramos un canto a la gloria de los atletas vencedores en los juegos de las cuatro ciudades griegas donde se celebraban (Olimpia, Nemea, Delfos y Corinto), de esta forma obtenemos sus obras Olímpicas, Nemeas, Píticas e Ístmicas. Con el epinicio se elogia al vencedor, a su victoria y a su linaje.
2. LA LITERATURA GRIEGA EN LA ÉPOCA CLÁSICA: S.V y IV a. C.
2.1. La tragedia
La tragedia griega tiene su origen en los cantos que se dedicaban en el Peloponeso al dios Dionisos (el dios del vino). Desde ese canto coral evoluciona hasta llegar al drama. La primera representación trágica la compuso Tespis en el año 534 a. C. durante las fiestas dionisíacas y fue el primero en ponerse frente al coro como “hipocrites” (primer actor que responde al coro y se opone a él). Las tragedias griegas se basarán en los personajes de la Ilíada y la Odisea, o también en los mitos recogidos por Hesíodo, Heródoto y otros muchos autores.

  • Esquilo. Aunque se basó en temas históricos recientes (Los persas), casi todas las obras se inspiran en los mitos (Los siete contra Tebas, Las suplicantes, Orestíada y Prometeo encadenado). Tuvo predilección por las trilogías.
  • Sófocles. Amplía el campo temático de Esquilo y sus obras recrean personajes de la guerra de Troya (Áyax, Las traquinias, Filoctetes), aunque quizá lo fundamental es que nos dejó obras imperecederas como la serie de Edipo: Edipo rey, Edipo en colono y Electra.
  • Eurípides. Basándose en los episodios finales de los argonautas (marineros que navegan en la embarcación llamada ‘Argos’), escribe su obra más importante: Medea.

2.2. La comedia
Tiene el mismo origen dionisiaco que la tragedia, concretamente las mascaradas o paseos burlescos que celebraban la vendimia (recolección de las uvas del vino) de forma licenciosa y popular.

  • Aristófanes (445-387 a. C.). El teatro de Aristófanes se basa en la realidad de la vida de la Atenas de finales del siglo V y principios del IV a. C. Escribe su primera obra (Los acarnienses) antes de cumplir 20 años, y la última, Pluto, se representó un año antes de su muerte (388 a. C.). Los temas en sus comedias eran totalmente nuevos: la vida cotidiana se convierte en espectáculo debido a que produce hilaridad entre el público, aparecen críticas sobre los personajes atenienses. En la obra Las nubes, se critica al maestro Sócrates (incluso llegan a compararlo con los sofistas). Como vemos, Aristófanes no recurre al mito, sino que parodia y desmitifica con sus comedias. Esto invita constantemente a la risa.
  • Menandro. Entre la última obra de Aristófanes y la primera representación de Menandro transcurren sesenta y seis años. En estos años la comedia sufre una gran transformación: la intención política y la chocarrería son sustituidas por una comedia de costumbres. La primera obra de Menandro, El misántropo, observamos las primeras características del resultado de esta transformación: el orden, la convivencia entre los hombres y el triunfo del amor sobre el egoísmo de un padre.

2.3. La prosa
No era tan importante como la tragedia, comedía o poesía griega, pero con un rigor ya muy avanzado para la época, la prosa griega también se convirtió en modelo literario para los temas ficticios (fábula) como no ficticios (filosofía, oratoria, historia, etc.).
2.3.1. La fábula: Esopo
Dentro de la prosa habría que hacer mención del fabulista griego Esopo, cuyas historias de animales, de hombres y animales o de hombres solos han alimentado la literatura narrativo-didáctica del mundo occidental y oriental, puesto que Esopo escribió sus fábulas antes de la aparición de las sánscritas.
Tiene obras destacadas como por ejemplo: Afrodita y la gata; Zeus, los animales y los hombres; El camello que estercoló en el río, etc. Todas las fábulas contienen al final una breve conclusión (llamada moraleja) que hace una recapitulación de lo que aprendemos de esa fábula.
3. LA LITERATURA ALEJANDRINA: FINAL S.IV – I a.C.
La literatura alejandrina, situada a finales del siglo IV a. C. y el siglo I a. C., recibe este nombre porque tuvo su mayor foco de difusión en Alejandría, la ciudad fundada por Alejandro Magno en el norte de Egipto.
3.1. Apolonio de Rodas
Este autor recoge, en su obra Viaje de los argonautas, otro gran mito griego: el de Jasón y Medea. Junto a la Odisea y la Ilíada constituye la tercera gran epopeya de la literatura griega. Apolonio se inspiró en la Odisea y su obra influyó en Teócrito, otro gran poeta de la literatura alejandrina.
El tema central del Viaje de los argonautas es el conjunto de aventuras que corre Jasón para apoderarse del vellocino de oro (lana dorada de un carnero volador) y su encuentro con Medea, hija del rey de la Cólquide. Apolonio no narra la continuación de la historia de Jasón y Medea, hechos que sí se recogen en Pítica IV (Píndaro) y Medea (tragedia de Eurípides).
3.2. Teócrito
Este autor alejandrino compuso la obra Los idilios, que son contiendas amorosas entre pastores. Estos pastores nutrirán la literatura posterior desde Virgilio hasta Góngora y los neoclásicos: así aparecen nombres tan conocidos en la literatura de los siglos XVI y XVII como Dafnis, Polifemo, Galatea, Amarilis, Cástor, Pólux, etc.
4. LITERATURA GRIEGA DE LA ÉPOCA ROMANA: S.I a. C.
4.1. Plutarco y su concepto de la historia
La obra más importante de Plutarco es Vidas paralelas, en la que se narra la biografía de personajes griegos y romanos seleccionados de dos en dos, tales como Hesíodo, Píndaro, Crates, Demóstenes, Cicerón, Julio César, Alejandro, etc. Se destaca asimismo el dramatismo de los acontecimientos más relevantes: el asesinato del César y el suicidio de Catón.
4.2. Luciano de Samosata: diálogo y novela
Este autor es famoso por sus diálogos. Tanto es así que junto al diálogo platónico y al ciceroniano siempre hay que incluir el diálogo lucianesco para entender la evolución del género desde el “quattrocento” italiano hasta el Neoclasicismo.
4.2.3. Novela
Las historias verdaderas de Luciano no son todavía una verdadera novela. La primera novela europea conservada (siglo I d. C) se titula Quéreas y Calirroe, de Caritón de Afrodisias; es una historia de amor que acaba felizmente tras numerosos obstáculos. Calírroe sufre una aparente muerte (hecho que se utilizará en Romeo y Julieta, de Shakespeare) por una patada de su esposo Quéreas.

El encuentro (parte I)

el_encuentro_sonia_rincon_pitbox_blog

***

EL ENCUENTRO (parte I)

No recuerdo la primera vez que te vi, pero sí que recuerdo que no le di mayor importancia a aquel encuentro. Eras un joven más que se cruzaba en mi camino y con el que charlaba cordial y educadamente, teníamos cosas en común pero ahí acababa todo. Había visto tu trabajo, y me había sorprendido ver la dedicación que demostrabas a tu labor…

Cuando llegué a casa después de aquel encuentro, ya ni me acordaba de haberte visto aquel día, sólo había sido un encuentro casual con un desconocido con el que tuve una pequeña conversación, nada más. Hice lo de siempre: quitarme los zapatos y dejarlos en la entrada, quitarme el abrigo y dejarlo en el gancho de la pared del recibidor. Caminé descalza hasta el baño y me desnudé lentamente mientras dejaba que la bañera se llenase lentamente de agua. Tomé mi bote de sal marina y dejé caer su contenido al agua caliente, mezclándola con suaves y distraídos movimientos de mi mano derecha. Cuando me puse en pie para introducirme en la bañera, alcé mi brazo izquierdo para acariciar las conchas que había recogido hacía años en la playa donde crecí y con las que había formado un móvil con ayuda de palos y cuerdas.

Leer más ...