La Cristología

Cristología como disciplina

La cristología es la disciplina teológica que se acerca a Jesús de Nazaret desde la comprensión que tiene de Él la propia fe de la Iglesia. El poner como requisito la fe, para acercarse a este judío del siglo I, no es algo que distorsione o estorbe. La fe es como el amor. No se mira de la misma manera a alguien que se ama, que a una persona por la que sentimos indiferencia, o incluso antipatía. Esto es interesante, porque el amor nos permite un acceso más profundo al interior y al misterio de las personas. Así pues, el amor tiene que ver con el conocimiento: hace falta amar para llegar a conocer. 

Por supuesto que estas consideraciones pueden resultar un tanto extrañas a gente que vive en una cultura de predominio de la ciencia. Pareciera que la neutralidad es un requisito indispensable para el conocimiento de la realidad. Y eso es cierto, cuando está referido al mundo físico o meramente biológico, pero no lo es tanto cuando hablamos de la relación interpersonal. No hay neutralidad para los esposos, ni para la relación del padre con sus hijos… La realidad personal requiere del amor como puerta de entrada para un verdadero conocimiento. 

Esto mismo pensó la comunidad cristiana primitiva acerca de su Maestro y su Señor: sólo se puede conocer a Jesús, si se le ama y se le sigue. Al amor que la comunidad profesa a Jesús de Nazaret se le llama “fe”. Por tanto, y así piensa la cristología, sólo conoceremos hasta el fondo a este judío si depositamos una mirada de fe en Él. 

A continuación, vamos a desarrollar la cristología en una serie de pasos, que articulan la reflexión que presentamos. En algún momento, puede ser que el texto os supere en cuanto a comprensión. Tened presente que no es un texto que haya sido concebido para enfrentarse a él de modo individual. Por ello, ante las posibles dificultades, aún cuando hemos tratado de hacer una traducción de los contenidos lo más accesible posible, tendréis a vuestra disposición al profesor correspondiente.