Archivos por Etiqueta: contexto

La evaluación del contexto social y familiar del alumno (Contextos en Educación)

Didactica educacion

¿Cómo evaluar el contexto sociofamiliar del alumno?

El instrumento para la evaluación social y familiar ha sido la entrevista, un método bastante eficaz ya que no hay mejor forma de entender los lazos que unen a una familia si no realizamos una entrevista donde podamos evaluar todos los indicadores en cuestión.

Sin embargo, tenemos que tener en cuenta muchos ítems o variables que pueden influir directa o indirectamente en el desarrollo cognitivo y social del alumno.

A. Aspectos sobre el entorno social que favorecen o dificultan el desarrollo del alumno:

  • Características y servicios del pueblo o barrio y posibilidades que brinda al alumno, servicios extraescolares con los que cuenta el alumno que responden a sus necesidades de salud, económicas, sociales…, la medida en que el alumno las conoce y utiliza, su grado de satisfacción al respecto.
  • Grupos de referencias fuera del contexto escolar y familiar: grupos de amistades con los que el alumno se identifica y comparte su tiempo de ocio, el grado de integración en los mismos y el tipo de valores que sustentan.

B. Aspectos sobre el medio familiar que favorecen o dificultan el desarrollo del niño:

  • Estructura familiar
  • Relaciones familiares y dinámica interna: relaciones que se establecen entre los distintos miembros y el sujeto de evaluación, reglas familiares y la forma de establecer límites, formas de afrontar los conflictos, niveles de comunicación. Especialmente importante es la información referida a las pautas educativas y a los aspectos en que se favorece o no la autonomía de los hijos.
  • Valores predominantes, así como las actitudes ante las diferencias de sexo, minusvalías…
  • Vida cotidiana y ocio.
  • Actitud en el proceso de enseñanza-aprendizaje y condiciones de la casa para el estudio, libros de consulta…
  • Relación familia escuela.

C. Aspectos sobre el alumno en su entorno familiar:

  • Características personales y relaciones sociales: es fundamental contar con la percepción que la familia tiene de la forma de ser de su hijo, así como de las relaciones sociales que establece el alumno fuera del texto escolar.
  • Grado de autonomía
  • Juego y ocio
  • Salud y otras intervenciones
  • Actitud y hábitos de estudio

IMPORTANTE: AQUÍ TIENES MÁS CONTENIDO DE EDUCACIÓN (PITBOX BLOG). Abajo te dejamos unas cuantas (no olvides compartir nuestro enlace entre tus amigos).

La pragmática. ¿Qué es la pragmática? Concepto de pragmática. Elementos de la pragmática. Pragmática y lenguaje

Concepto de Pragmática

Se entiende como la disciplina cuyo objeto de estudio es el uso del lenguaje en función de la relación que se establece entre enunciado, mensaje e interlocutores.

Nacida como una rama de la Semiótica y de la Lingüística, estudia las habilidades y conocimientos que hacen posible el uso adecuado de la lengua, es por eso que en muchos aspectos la pragmática va más allá y supere los límites de la Gramática e incluso de la Lingüística, constituyendo una nueva perspectiva en el análisis de la comunicación, el lenguaje y las lenguas.

Elementos de la Pragmática

Interlocutores: el emisor es el hablante que produce intencionalmente una expresión lingüística (ya sea oral o escrita), haciendo un uso consciente e intencionado de la comunicación; el destinatario es a quien llega dicho mensaje o expresión, es al que se dirige el emisor, de modo que igualmente es consciente de estar interactuando de forma intencionada.

Enunciado: es el resultado del acto de enunciación por parte del emisor. Constituye la unidad de análisis o estudio de la Pragmática.

Intención comunicativa: es el propósito o meta que el emisor quiere conseguir por medio de su enunciado.

Pragmática y lenguaje

Ámbitos. El Marco de Referencia Europeo para las Lenguas establece, al menos, cuatro ámbitos:

– Ámbito Personal: es la vida privada del sujeto (familia y amigos)

– Ámbito Profesional: en la que la persona desarrolla sea cual sea su profesión.

– Ámbito Público: es la vida pública de la persona, es decir, la actuación del sujeto como miembro de la sociedad (moviéndose dentro de esta categoría en ámbitos sociales, administrativos, etc.)

– Ámbito Educativo: en el que el individuo participa de forma organizada en la Educación. En el caso de los docentes (profesores) coincide la vida profesional con la educativa, ya que pertenecen al mismo ámbito.

Contexto. Es el conjunto de factores que condicionan tanto la producción como el significado del enunciado. El contexto puede ser discursivo (integrado por los elementos que constituyen el enunciado); contexto circunstancial (el espacio-tiempo que condiciona el enunciado) y el contexto social, donde incluimos todos los elementos culturales (rituales) que acompañan la enunciación.

Situación. Depende de factores como el lugar, el momento determinado, las instituciones u organizaciones en que se produce, las personas implicadas, los objetos de dicho entorno, los textos que se encuentran en esa situación, etc. Pongamos algunos ejemplos:

– Requieren el uso oral: hablar entre amigos o desconocidos, ya sea en ámbitos privados, públicos, discutir sobre un tema…

– Requieren el uso escrito: realizar trabajos y exámenes (ámbito público, profesional o educativo), escribir cartas, solicitar información, redactar un currículum vitae (CV) en el ámbito profesional, etc.

Esto nos forma el conocido “marco del discurso”, y a su vez siempre habrá una tendencia a la “adecuación”; es decir, que siempre que tengamos ante nosotros una situación, deberemos adoptar lo que vamos a decir y cómo vamos a decirlo según dicha situación. Por ejemplo:

– Modalidades orales: una conversación, un debate, una discusión…

– Modalidades escritas: escribir cartas (privada o comercialmente), redactar Currículums (profesionalmente) o hacer escritos jurídico-administrativos (una instancia, oficio, acta, certificado, circular…, etc.)

Aportaciones de la Pragmática a la Enseñanza de la Lengua

Desde el punto de vista didáctico, lo más decisivo reside en el planteamiento de un enfoque comunicativo o enseñanza comunicativa de la Lengua. Esto ha sido fundamental para construir el concepto del Proceso de enseñanza-aprendizaje (tan conocido para los docentes).

En este sentido hay cuatro puntos fundamentales que debemos tener en cuenta:

1. Atender a los ámbitos de uso y a intenciones comunicativas reales.

2. Atender a la variedad discursiva: atención a tipologías textuales (deben tratarse textos auténticos y no manipulados en exceso o creados especialmente para la educación) y atender a la lengua oral.

3. Potenciar un estilo interactivo en el aula: alternar trabajos individuales con trabajos por parejas o pequeños grupos para así centrar la atención en el trabajo grupal y poder aportar feedback efectivo viendo las responsabilidades de cada grupo e individuo; y establecer rutinas interactivas (por ejemplo: saludos diarios, introducción-conclusión de cada clase, resumir brevemente la sesión de cada día, etc.)

4. Por último desarrollar cuatro habilidades básicas de la comunicación:

  • Expresión oral (hablar): podemos hacer dramas, juegos de escenificaciones, juegos de rol, juegos de pregunta-respuesta, exposiciones, lecturas en voz alta…).
  • Comprensión oral (escuchar): hacer juegos mnemotécnicos (para aprender a memorizar), dibujar lo escuchado, usar audios y vídeos…
  • Comprensión escrita (leer): desarrollar la memoria, la anticipación, la inferencia (para aprender a entender textos, COSA MUY IMPORTANTE en la sociedad de la información), usar textos reales como hemos indicado arriba: prensa escrita real, textos auténticos, obras literarias, etc.
  • Expresión escrita (escribir): redacciones abiertas, dictados, trabajos, talleres literarios… Demanda de conceptos, procedimientos y actitudes.

Comunicación, lengua y lenguaje

Comunicación, lengua y lenguaje

La comunicación es el acto de transmisión de información entre varios individuos. Surge como la necesidad de intercambiar o poner en común información, sentimientos o ideas… entre otras.

Para Canale y Swain (1996), la comunicación se basa en una interacción personal y cultural, conlleva creatividad y está orientada a un propósito, es decir, que nadie se comunica por el simple hecho de comunicarse, lo hace atendiendo a un fin, a una razón lógica (intercambio de ideas, por ejemplo).

Elementos de la comunicación

Los elementos de la comunicación son: emisor, código, mensaje, canal, destinatario, contexto, redundancia y ruido.

emisor-mensaje-receptor

La interacción

Cuando el receptor del mensaje está actuando como receptor, a su vez está preparándose para una acción, por tanto una acción comporta la otra, estableciéndose así los procesos comunicativos durante los cuales los emisores interactúan. Es muy importante incorporar la presencia del “otro” en el discurso, evitando así los discursos conocidos como diálogos de sordos, pues nadie habla por hablar.

Comunicación no verbal

Puede entenderse en tres sentidos:

Sentido restringido: los gestos que acompañan a la comunicación oral

Sentido amplio: códigos que no utilizan palabras (por ejemplo: los icónicos, musicales, etc.)

Sentido intermedio: incluye las distancias espaciales, el contacto físico, la orientación, gestos y movimientos del cuerpo, expresiones de la cara, etc.

La sintaxis de la imagen: Códigos del lenguaje plástico

***

CÓDIGOS DEL LENGUAJE PLÁSTICO

El arte es una de las manifestaciones del ser humano. Es una de las manifestaciones propias y exclusivas del ser humano. Las personas humanas, como seres vivos, necesitan de la comunicación, necesitan transmitir información entre ellos.

            Existen una serie de elementos comunes a cualquier lenguaje humano, según los estudios de semiótica o semiología que definen los elementos básicos de la comunicación  y que están presentes en todos ellos: Emisor, código, medio, mensaje, contexto o ruido, receptor, intención y atención.

  • EMISOR: la persona que quiere transmitir una información (hechos, ideas, sentimientos, deseos). Para poder transmitir esta información tendrá que codificarla en un lenguaje y convertirla en un mensaje.
  • CÓDIGO: el lenguaje con el que se elabora el mensaje.
  • MENSAJE: la información (ya codificada) que quiere transmitir el emisor.
  • MEDIO: soporte físico en el que se transmite el mensaje
  • CONTEXTO: circunstancias que rodean la comunicación.
  • RECEPTOR: destinatario del mensaje. Para interpretarlo será necesario que lo decodifique. Por lo tanto el receptor tendrá que conocer el lenguaje que el emisor ha utilizado para elaborar el mensaje.
  • Para que exista comunicación es preciso  que haya una INTENCIÓN comunicativa en el que emite el mensaje.
  • Cuando el receptor no presta ATENCIÓN al mensaje  no extrae la información que el emisor pretendía hacerle llegar: sólo obtiene una información parcial o incluso puede interpretar cosas diferentes a las que el emisor quería decir.

             A menudo detrás de estos problemas interpretativos se esconden las pobres expectativas del emisor o del receptor en la eficacia de la comunicación que mantienen. Otras es un problema de mala codificación o falta de destreza o de conocimientos o hábitos comunicativos del emisor.

            También puede darse distorsión del mensaje en el canal (ruidos en la transmisión) o mala decodificación del mensaje por parte del emisor por falta de vocabulario, diferentes connotaciones culturales (barreras lingüísticas) o por falta de hábitos comunicativos.

            El canal que más usan los artistas plásticos es el visual. De hecho es el canal que han usado con exclusividad los artistas plásticos hasta el siglo XX. Bien entrado el siglo XX, los artistas han producido obras que además de la percepción visual de las mismas requieren una atención del tacto, del oído o incluso del olfato y del gusto.

            Para que funcione la comunicación ha de existir un código compuesto de signos o señales conocido por el emisor y por el receptor. En general, la comunicación es unilateral cuando el emisor no espera una respuesta por parte del receptor y es bilateral cuando se deja opción a que quien recibe la información, responda después de haber comprendido el mensaje. También en este aspecto el siglo XX ha cambiado la postura del artista y del espectador, en el sentido de tender a la bilateralidad. El espectador pasa de ser un mero receptor de obras a convertirse en un elemento activo que participa y actúa en el proceso creativo ideado por el autor. Es el caso de los happenings y de las intervenciones.

Pero hay una característica propia del arte. Se da la circunstancia de que la comunicación funciona con frecuencia aún cuando el código de señales no es conocido por el receptor. El visitante de una exposición o el espectador de una representación de ópera son capaces de gozar entendiendo a su manera los mensajes transmitidos por las obras aún cuando los mensajes captados no sean los mismos que ha querido transmitir el autor. El visitante, el espectador, no conoce los códigos de los lenguajes musical o plástico y sin embargo capta a menudo unos signos que son válidos. Otras veces, el autor da pistas sobre el verdadero mensaje de su obra a través de otros canales como pude ser el título de la obra o el catálogo de la exposición.

Pero, muchas obras pictóricas están producidas pensando en esa posible multiplicidad de interpretaciones. Este fenómeno es lo que en arte se llama obra abierta.

Los códigos o señales en el lenguaje plástico vienen definidos por los elementos propios de esta materia. Son los signos gráficos (punto, línea, plano), el color, la composición, la luz, la textura, el formato, la técnica, el encuadre, etc., y otros que aunque no sean estrictamente plásticos también son necesarios para entender correctamente lo que nos dicen los artistas a través de su creaciones, nos referimos a aspectos que estudian otras disciplinas artísticas como la estética, la sociología o la psicología del arte, tal como hemos visto en capítulos anteriores.