***

Aidan Dwyer, de 13 años, ha averiguado un nuevo sistema para aprovechar y mejorar un 20% más la energía procedente del sol. Este sistema es más eficiente que los paneles solares actuales, ya que recoge dos horas y media más de sol.

El sistema es bastante sencillo. Gracias a la sucesión númerica de Fibonacci, el pequeño afirma que las plantas, al ser origen de la evolución, exponen sus hojas de manera que reciban la máxima cantidad de luz posible, gracias a la filotaxis (es la disposición que presentan las hojas de cada especie y tiene la función de que las hojas estén expuestas al sol con el mínimo de interferencias posibles). Muchísimos científicos conocían toda esta información, pero jamás se les ocurrió aplicarlo en la energía solar.

«Los resultados más interesantes se produjeron en diciembre, cuando el Sol estaba en su posición más baja en el cielo. El diseño en forma de árbol produjo un 50% más de electricidad, y el tiempo de recolección fue un 50% superior. La evolución eligió la secuencia de Fibonacci para ayudar a los árboles a seguir el movimiento del Sol en el cielo y recoger la mayor cantidad de luz, incluso en los bosques más tupidos», afirma Aidan.

Disposición de las hojas. Cada modelo tiene unas ventajas determinadas