Imagen de: https://losojosdehipatia.com.es/

«Integración» e «inclusión» diferencia

Los conceptos integración e inclusión suenan mucho desde hace una década en educación, pero, muchas veces, no sabemos utilizarlos adecuadamente. Es cierto que, de manera simbólica, ambos conceptos pretenden «integrar» o incluir a ciertas personas en ciertos conjuntos. Sin ir más lejos, pretenden «unir», unificar, juntar, aceptar, componer.

Los dos conceptos son creados desde Educación, teniendo en cuenta la psicología de la educación y la pedagogía, pasando por didáctica y organización escolar. Todos los aspectos educativos y sociales se ponen en juego para que puedan existir los dos conceptos, que son bastante diferentes entre sí, aunque ambos sean positivos.

Integración: todos somos importantes

El concepto integración surge en los años 80 en España. En este momento, se intentan crear grupos de personas con necesidades y, eventualmente, juntarlos con personas que están en situación de normalidad. En muchas ocasiones, pueden coexistir aunque en departamentos separados (aulas separadas, centros separados), etc., pero teniendo en cuenta sus dificultades, aceptándolas y brindando todo el apoyo necesario para que la situación de riesgo o necesidad se controle y se normalice o se mejore.

Esta integración es gradual. Se empieza aceptando las diferencias y se termina integrando a estas personas en los grupos normalizados o, separados, pero con momentos de coexistencia grupal. De esta forma, las personas no se sienten discriminadas ni en situación de vulnerabilidad social y educativa. Tienen el mismo derecho a aprender y a relacionarse, y este concepto aboga tal derecho.

Inclusión: todos tenemos las mismas oportunidades

Sin embargo, el concepto integración tiene varias lagunas, y es que no permite incluir al grupo vulnerable o con necesidades al 100% con el grupo normalizado. En otras palabras: integración no significa incluir.

El concepto inclusión es mucho más moderno, y se empieza a usar en las investigaciones a partir de 2009 en España. En este momento, la prioridad educativa es aceptar e incluir todas las diferencias, necesidades y cuidados especiales. Como veníamos diciendo, ya tenemos asumido el concepto de integración, pero falta mucho trabajo para incluir a todas estas personas en los grupos normalizados al 100%, sin que se noten diferencias en oportunidades y accesos.

Que todas las personas tienen derecho a tener las mismas oportunidades es algo que se viene defendiendo en educación declarativamente desde 1996 (UNESCO), pero con el concepto inclusión se hace más patente la necesidad de incluir a todos los grupos vulnerables en los grupos normalizados. Sin que existan a día de hoy diferencias: todos somos iguales y todos tenemos derecho a las mismas oportunidades y derechos.

¿Qué significa inclusión?

La inclusión es la respuesta educativa del siglo XXI

El siglo XXI se caracteriza, como decía Jacques Delors, por su aspecto cambiante, educativo y de aprender a ser persona. Desde Educación, los docentes y profesorado debe luchar para que todas las personas tengan el mismo acceso a recursos y medios educativos. La palabra inclusión encierra todas estas necesidades para darle una respuesta social.

No debemos olvidar que la educación sirve para dar respuesta a la comunidad, a la sociedad: la sociedad necesita más que nunca enfatizarse en la aceptación y en la inclusión de todos los grupos en uno mismo; un grupo grande, numeroso, cargado de diferencias y enriquecido por estas últimas, pero con un objetivo: hacer personas que sepan ser personas, convivir con otras personas, aceptar a otras personas, y, sobre todo, incluirlas.

«El concepto de educación inclusiva es más amplio que el de integración y parte de un supuesto distinto, porque está relacionado con la naturaleza misma de la educación regular y de la escuela común. La educación inclusiva implica que todos los niños y niñas de una determinada comunidad aprendan juntos independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan una discapacidad.  Se trata de un modelo de escuela en la que no existen “requisitos de entrada” ni mecanismos de selección o discriminación de ningún tipo, para hacer realmente efectivos los derechos a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación.”

Hacia el desarrollo de escuelas inclusivas. Fundación Hineni (UNICEF, UNESCO).

Inclusión = futuro educativo S.XXI.