Cómo reducir el ruido / sonido de un ventilador de chimenea, de mesa, de pie, techo, computadora…

Los ventiladores no tienen ningún motor de engranaje, no hay rozamiento interno más que el del propio cojinete del ventilador y motor eléctrico. Una serie de bobinas de cobre entrelazadas electrificadas hacen mover un ventilador y parece algo del otro mundo.

Pero es de este. Muchas veces hace un ruido que es muy molesto, sobre todo de noche o cuando queremos descansar en invierno o verano sin necesidad de ruidos.

Elementos de un ventilador eléctrico

El ventilador eléctrico, como hemos dicho, tiene pocos componentes y es muy sencillo de manejar. En primer lugar tenemos que separar el ventilador (el conjunto de hélices que forman el ventilador) del motor eléctrico. Hay que tener cuidado al hacer esto, porque están incrustados al milímetro para que giren y giren durante años y no tengan balanceos (los balanceos reducen el flujo de aire y acortan la vida útil del ventilador, además de poder generar calentamientos que en grandes motores resultan peligrosos.

La parte que tenemos que prestar toda la atención es en la que está sujeta el ventilador. Cogeremos aceite sintético y echaremos unas gotitas en esta parte, para reducir la futura fricción entre los materiales.

Reparación del ventilador

Como hemos descrito en la imagen superior, tenemos que echar unas gotitas de aceite sintético en ese punto y dejar remojar. Luego empacamos y montamos de nuevo el ventilador y probamos su funcionamiento.

Cuando pasen unos minutos pasaremos un paño seco para recoger pequeñas gotitas de aceite que se hayan derramado, que pueden coger polvo posteriormente y ensuciar nuestro circuito.

Con esta acción, se consigue reducir hasta un 20 y 30% el ruido de un ventilador de chimenea (que suele estar entre los 40 y 50 dB) o uno de hogar de pie, mesa, ordenador, etc.

¿Cómo desmontar ventilador de chimenea eléctrica?

Me hace mucho ruido el ventilador

En algunos casos, la suciedad se acumula en las aspas y hacen que se generen vibraciones. Esto puede causar también ruido, por lo que recomendamos hacer una limpieza exhaustiva del ventilador, dejarlo secar unas horas y montarlo de nuevo. Si se limpia el ventilador y se lubrica bien, se ha demostrado que puede reducirse hasta un 40% su ruido en decibelios.

Recomendamos también comprar ventiladores silenciosos, que son modernos. A veces usamos ventiladores que tienen más de 10 años y no son tan eficientes como los de ahora.

¿Se te ha solucionado? Comenta abajo en nuestra página.