¿Para qué sirve la cinta adhesiva plateada que colocan en algunas terminaciones de los aviones? ¿Son seguras? Estas preguntas nos las hacemos a menudo cuando volamos y observamos como los operarios colocan esa cinta de color plata en algunas juntas o terminaciones de los aviones. No hay que alarmarse, son seguras y las aerolíneas están autorizadas a su uso y colocación cuando tienen que reparar daños menores de la aeronave.

El usuario de Twitter J. Morillas nos hace un análisis exhaustivo de ellas y con ese CSI que le ha hecho volveremos a volar seguros, capitán. J. Morillas pilota los modelos A319, A320 y A321 de Airbus, y se dedica a dar consejos y curiosidades del mundo de la aviación en la red social. Recomendamos su seguimiento.

Hacemos una transcripción completa del tuit de J. Morillas para que puedan leerlo:

«A veces los aviones, como cualquier otro vehículo, sufren pequeños desperfectos estéticos por el mismo uso o por agentes externos. A veces, los propios pestillos de las trampillas externas se sueltan un poco o no quedan completamente enrasados, aunque estén bien cerrados. La diferencia de los aviones con cualquier otro vehículo es que nada puede quedar expuesto, ya que la corriente de aire de 800 km/h puede terminar de dañar completamente la parte expuesta y provocar mayores daños a otras zonas del avión.

Por motivos puramente logísticos, las piezas a cambiar no siempre están disponibles en cada aeropuerto o el tiempo que requiere para su cambio es demasiado elevado y retrasaría un número de vuelos elevado. Es por eso que las aerolíneas están autorizadas a realizar pequeñas reparaciones rápidas cuando se requieren. Ahora es cuando os presento a la mal llamada “cinta adhesiva”, cuyo nombre real es High Speed Tape (HST) o Cinta de Alta Velocidad.

La cinta de alta velocidad es la versión súper héroe de las cintas adhesivas. Está compuesta por aluminio y un adhesivo acrílico, y está testada para resistir fuego, humedad, una velocidad de 800 km/h, una tensión de 49 N/cm y un rango de temperaturas entre -54 y 149 ºC.

Sus currículum de propiedades, unido a las certificaciones UL746C, UL723 de clase L con baja inflamabilidad y FAR 25.853a hacen que no sea una cinta barata. El rollo medio de 55 metros suele costar unos 100€, pero las hay de hasta 700€ (el rollo).

Su uso está muy extendido en pequeñas reparaciones cosméticas en dispositivos no críticos cuya reparación se puede retrasar por un tiempo, siempre de acuerdo a la normativa aeronáutica internacional. Esta cinta NO es cinta adhesiva. Es una herramienta sobradamente testada. Aplicada por técnicos de mantenimiento muy formados, que han tenido que superar exigentes pruebas técnicas, es una herramienta perfecta para garantizar que el avión sigue volando seguro. La gente tiende a escandalizarse cuando ven que se aplica HST, y no podemos culparles.

La desinformación es la fuente de muchos malentendidos y miedos, pero a partir de hoy, cuando veáis a la súper heroína de las cintas adhesivas en vuestro avión, sabréis que está ahí por vuestra seguridad, y que un técnico capacitado la ha puesto siguiendo sus manuales. ¡Por cierto! TODAS las compañías aéreas la usan, no tiene nada que ver con el low cost (acordaos, 100€ el rollo). Extra: esta cinta de usa también en coches de carreras debido a sus excelentes propiedades a alta velocidad.»