Archivos por Etiqueta: sitios abandonados

El autódromo de Sitges

En 1923 se inauguró cerca de Sitges el mítico circuito de Terramar, el primer circuito permanente de nuestro país con un coste de cuatro millones de pesetas. Durante años, se celebraron algunas pruebas importantes en este circuito, incluido el primer Gran Premio de España, pero los problemas económicos lo fueron arrastrando rápidamente hacia el olvido. Hoy día, el circuito de Sitges permanece escondido y olvidado en mitad de un secarral apenas visible desde el satélite. A su actual dueño, un campesino que no quiere vender el terreno, no le gustan mucho las visitas, así que los pocos aficionados que conocen su ubicación se arriesgan de vez en cuando a realizar una incursión a escondidas.
 
 
 
Antes de construirse el circuito de Sitges, las competiciones automovilísticas habían tenido lugar en carreteras abiertas al tráfico, por lo que aquel Gran Premio de España de 1923 fue el primero en nuestro país celebrado en una instalación cerrada. Aquella primera prueba resultó especialmente espectacular gracias al trazado oval del circuito y a los peraltes casi verticales de sus curvas.
 
 
 
Pese a su prometedora proyección, el circuito comenzó un rápido declive nada más terminar aquella carrera. Las deudas contraídas con los constructores provocaron que éstos se quedasen con la recaudación de las entradas y no fuera posible pagar a los ganadores. Como consecuencia, la Federación Internacional prohibió la celebración de más carreras importantes.
 
 Durante los siguientes años hubo gran interés por recuperar el circuito. En los años 30 fue vendido a un gran aficionado llamado Edgar Morowitz, que llegó a conseguir que se hiciesen carreras de motos del campeonato de España, e incluso organizó algunas pruebas espectaculares como carreras de coches contra una avioneta.
 
 
 
Sin embargo, la lejanía de Barcelona terminó por ser un impedimento para la llegada de aficionados, y el circuito terminó sumido en el olvido en el que hoy permanece.
 

Detroit: ciudad fantasma

A principios de 1950, la ciudad americana de Detroit (Michigan) se convirtió  en la capital del automóvil.  Cientos de empresarios instalaron sus empresas y otros cientos de trabajadores crearon sus hogares allí, en la que prometía ser una próspera ciudad en el  futuro. Fue la sede de las principales compañías automovilísticas (Ford, General Motors y Chrysler).
 Sin embargo los pronósticos no fueron los esperados. Sacudida por la crisis del sector del automóvil y la fabricación de modelos mucho más baratos por parte de los japoneses, la ciudad fue quedando despoblada. En 1970, la población optó por emigrar hacia otras ciudades más prósperas económicamente y en su huida dejaron abandonadas iglesias, escuelas, bibliotecas, teatros, juzgados, hoteles, comisarías y otros muchos edificios.
En la actualidad más de 32.000 casas están abandonadas, expuestas al vandalismo. El edificio fantasma más grande de Detroit es el Book Tower, una torre renacentista de 145 metros de altura y 38 plantas que ahora está completamente deshabitada. La Michigan Central Station es otro ejemplos de edificio fantasma. El Teatro Michigan es ahora un aparcamiento.
En el año 2005, los fotógrafos franceses Yves Marchand y Romain Meffre se toparon en internet con una fotografía de la estación central de Michigan abandonada. Cautivados por la escena, ambos viajaron hasta Detroit durante varias semanas entre 2005 y 2009 y retrataron el interior de decenas de edificios abandonados en el centro de la ciudad. El resultado de todo este reportaje fotográfico fue la publicación de un libro llamado “The Ruins of Detroit”, en el que se puede observar el declive y la decadencia sufrida por la ciudad a nivel económico, social y urbanístico. El sueño americano se esfumó para muchos.
A través de éstas fotografías podemos ver el estado ruinoso en que se encuentran actualmente sus edificios. Da la impresión de  que la gente ha huido a toda prisa, olvidando sus objetos personales (pianos, libros y otras pertenencias). Muchas de las imágenes parecen sacadas de una película de terror o de una situación post-apocalíptica, como si una gran catástrofe se hubiera apoderado de Detroit y hubiera obligado a todo el mundo a huir a toda prisa, abandonando sus hogares y lugares de trabajo. Los edificios están desiertos, decrépitos, sin rastro de humanidad, llenos de recuerdos y reminiscencias  de las personas que un día los habitaron.
Aquí os dejo una muestra de las fotografías realizadas por Yves Marchand y Tomain Meffre. Juzguen por ustedes mismos, ya que una imagen vale más que mil palabras.
Atrium, Farwell Building
18th floor dentist cabinet, David Broderick Tower
Donovan Building
David Whitney Building
Bagley-Clifford Office of the National Bank of Detroit



United Artists Theater
William Livingstone House
Former Unitarian Church
East Methodist Church
Biology classroom, Wilbur Wright High School
Vanity Ballroom
Jane Cooper Elementary School, Spring 2009
Highland Park Police Station
Ballroom, Lee Plaza Hotel
Packard Motors Plant

Jafra del Garraf (Sitges). Pueblo abandonado

***

Desde hace unos 60 años se encuentra abandonado un pueblo cerca de Sitges, en la comarca del Garraf. Se trata de Jafra o Jafre, un pequeño poblacho formado por unas casas, y el motivo de su despoblación es el éxodo rural. Los habitantes de este pueblo fueron emigrando a otras zonas, dejando poco a poco vacío el pueblo.
Existen muchas leyendas latentes sobre el pueblo, aunque hay que comentar la más popular de todas. Cuentan que un grupo de jóvenes raptaron a una chica y estos la mataron en el pueblo. Los detalles y lo que le hicieron a la chica es algo que no hace falta decirlo, ya que se intuye. Es una leyenda escalofriante, que podéis conocer más a fondo haciendo búsquedas en Google.
Navegando por Internet, me ha llamado la atención el archivo de Fran Recio, que fue con sus amigos al pueblo a realizar psicofonías, incluso llegó a hacer una Ouija para preguntarles a los del más allá. Ahora pasemos a las fotos, una imagen vale más que mil palabras.

Leer más ...

La Isla de Hashima, ciudad abandonada

ruinas_hashima
Con esta ciudad abandonada, podemos tomar ejemplo de qué consecuencias puede tener el proceso de industrialización en un determinado lugar. En este caso, provocó la migración de apróximadamente 3400 habitantes de la Isla de Hashima, dentro de la periferia de Gunkanjima —situada al sur de Nipón, donde también podemos observar más de 500 islas cercanas abandonadas— La industria puede tener muchísimas ventajas frente a la economía, como es el caso de la Isla, ya que durante 70 años tuvo una productividad creciente y el ritmo de beneficios no era insuficiente, como en otras islas cercanas.
Lo que desconocían estos habitantes, es que el valor del carbón que se producía en aquella isla, se depreciaría considerablemente, tal fue la disminución de producción —a consecuencia de la baja demanda de carbón— que la empresa Mitsubishi se vio obligada a cerrar la fábrica, dejando sin salario a miles de trabajadores.

Leer más ...

San Zhi, viviendas del futuro abandonadas

sanzhi_vaca_02
Como si de una película de terror mezclada con toques del futuro se nos presentara, la ciudad de San Zhi reune los hogares con estilos más curiosos de la región. Con un aire misterioso y moderno, la ciudad se ha convertido en un gran icono turístico en Taiwán.
A consecuencia de su abandono, este complejo urbanístico ha recibido todo tipo de leyendas propias del estado en el que se encuentra —a todo esto tenemos que añadir que los Taiwaneses son de una idelogía supersticiosa, lo cual aumenta la teoría de la existencia de fantasmas o espíritus.— A diferencia de otras ciudades abandonadas, San Zhi no tiene pinta de ser una ciudad tenebrosa ni mucho menos, aunque tampoco incita a pasar la noche en una de sus viviendas.

Leer más ...