Archivos por Etiqueta: Geografía

La población española. Evolución de la población española. Desigual distribución espacial de la población y el peso demográfico español

la-poblacion-española-pitbox_blog

***

LA EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA

Para el conocimiento de la evolución española, se utilizan una serie de fuentes de información, como los censos y los padrones, los nomenclátor, las estadísticas de movimiento natural y de migraciones, entre las más importantes. De la elaboración de estas fuentes se encarga a nivel nacional el Instituto Nacional de Estadística (INE).

España rebasó en 2007 la cifra de los 45.000.000 habitantes. En 2011 llegaba a los 47.100.000 habitantes pero debido a la crisis, esta cifra se redujo a 45.100.000 habitantes.

Durante la primera mitad del siglo XX se acentúa el ritmo de crecimiento y en cincuenta años se ganan más de nueve millones de habitantes gracias a los progresos médicos, a las mejores condiciones sanitarias e higiénicas y a los mayores recursos alimenticios.  Aun así, se produjeron algunos acontecimientos como la guerra en el norte de África en 1908, la gripe de 1918 y el desastre de la Guerra Civil.

En las décadas de 1950 a 1970 el crecimiento de la población alcanza sus mayores cotas, fruto de una mortalidad en declive y una natalidad muy alta, además de unas mejores condiciones económicas y sanitarias; no obstante, la salida de emigrantes durante los años cincuenta y sesenta fue un factor de contención muy importante.

Con el inicio de la década de 1980 se produce un cambio de tendencia: el crecimiento se hace más lento debido a la fuerte caída que experimenta la natalidad. Este débil crecimiento se ha mantenido hasta el censo de 2001. Sin embargo, en los últimos años se observa un crecimiento evidente del aporte de la población inmigrante.

DESIGUAL DISTRIBUCIÓN ESPACIAL

El proceso de ocupación y distribución de la población española sobre el territorio se puede resumir en las siguientes características:

  • Aumento generalizado de la densidad de población.
  • Oposición entre el litoral, donde se produce una fuerte concentración de población, y el interior, que aparece semivacío.
  • Concentración en las áreas urbanas frente al despoblamiento de las zonas rurales.

EL PESO DEMOGRÁFICO EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Las comunidades autónomas que reúnen mayor porcentaje de población son, por orden, Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana. Las de menor son La Rioja y Comunidad Foral de Navarra.

Si utilizamos los valores de densidad de población, los resultados cambian. Las comunidades con valores más altos son: Comunidad de Madrid (756), País Vasco (296), Canarias (272) y Cataluña (224). Por encima de la media nacional pero sin superar la cota de los 100 hab./km², se encuentran las Comunidades de Andalucía y Galicia; en el polo opuesto están las comunidades autónomas que no superan los 50 hab./km², como es el caso de Aragón y las dos Castillas.

Mapa de densidad de población por provincias, año 2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

Mapa de densidad de población por provincias, año 2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

En síntesis, el mejor rasgo que define la distribución de la población española es la oposición entre un interior semivacío y un litoral denso y poblado. Es verdad que tanto en el interior como en exterior existen áreas que rompen con lo normal, como Madrid y Sevilla en el interior, o Huelva y Almería en el litoral.

FACTORES EXPLICATIVOS DE LA DISTRIBUCIÓN POBLACIONAL

Las causas que explican el mapa actual de distribución de la población son muy variadas. Las más importantes son de naturaleza geográfica, demográfica y socioeconómica.

Los factores geográficos que representan un mayor obstáculo para el asentamiento de la población son el clima y la altitud. Un clima de condiciones extremas no favorece la habitabilidad. Así, la gran mayoría de las provincias con bajas densidades son las que presentan unos climas más continentalizados o están ocupados en una gran parte por sistemas montañosos.

Los factores demográficos son la dinámica natural y estructura de las diferentes poblaciones. Éste factor está ayudando a consolidar la oposición interior-periferia; las poblaciones del interior son las que presentan un menor crecimiento natural y una estructura de población más envejecida, frente a un litoral expansivo apoyado en una población joven.

Los factores socioeconómicos son hechos o situaciones de naturaleza social o económica que atraen a la población hacia determinadas zonas geográficas o la repelen de otras. El factor básico de las desigualdades ha sido la emigración: ésta ha actuado como el auténtico motor impulsor de la redistribución de la población. Las corrientes migratorias internas se han originado por la concentración de las actividades económicas más productivas (industria, turismo, servicios) en unas pocas áreas (Madrid, Cataluña, Valencia, Andalucía).

CONCENTRACIÓN EN ÁREAS URBANAS Y DESPOBLAMIENTO RURAL

Uno de los rasgos más destacados de los cambios demográficos producidos en España en las últimas décadas ha sido la pérdida de importancia del peso demográfico de los municipios de menos de 10.000 habitantes, frente a la gran significación que han ido adquiriendo las medianas y grandes ciudades.

El Turismo, la evolución del turismo español y España como destino turístico

turismo-español-españa-como-destino-turistico_pitbox-blog

***

EVOLUCIÓN DEL TURISMO

Los inicios del turismo moderno se sitúan en la década de los años cincuenta, concretamente en 1959, coincidiendo con un significativo momento en la planificación económica de España. En 1960 el número de visitantes superó los seis millones, y a partir de este año se abrió una etapa que duraría hasta 1973, se construyeron complejos de apartamentos y hoteles y dio lugar a la precipitada urbanización de los litorales, muchas veces regida por la especulación y la carente planificación elemental. El ritmo expansivo quedó interrumpido en 1973, debido a la recesión motivada por el incremento de los precios del petróleo, el ocaso del franquismo y los balbuceos de la transición democrática.

A partir de 1976 se inició una nueva fase de crecimiento sostenido, que duró hasta 1989, y cuya principal característica fue la incorporación de los españoles al turismo de playa (bien en hoteles o en apartamentos propios). Tras una recesión a comienzos de los noventa, coincidente con el encarecimiento de la oferta española y los nuevos destinos alternativos en Europa y en el ámbito mediterráneo (países árabes, Yugoslavia, etc.) comenzó la última fase, que alcanza hasta el presente.

En 2007 España alcanzó la cota de 100 millones de visitantes, si bien turistas propiamente dichos fueron sólo 59 millones. Estas cifras colocan a España como segundo destino turístico mundial en número de visitantes, detrás de Francia y por delante de Estados Unidos. España también ocupa el segundo lugar del mundo en turismo por ingresos, por detrás de EEUU y por delante de Francia.

Comparando la evolución en relación “número de turistas / ingresos aportados” comprobamos que desde comienzos de los años noventa los ingresos han aumentado en una proporción menor que los turistas. Ello ha sido consecuencia del encarecimiento de los precios del sector, lo que ha hecho perder atractivo turístico a nuestro país.

CARACTERES DEL MODELO TURÍSTICO ESPAÑOL

El modelo turístico que se ha consolidado en España tiene como principales caracteres la procedencia internacional de los visitantes, su condición de turismo de masas y el concretar sus demandas en el disfrute del sol y la playa.

Los países emisores son, principalmente, de la Unión Europea (destacan Reino Unido, Francia y Alemania) y les siguen países nórdicos y Portugal.

El turismo predominante responde al modelo de sol y playa, es decir, que busca la evasión, ocio y descanso. Su calendario de vacaciones está condicionado por la temporada de baños y las fechas de las vacaciones laborales y escolares, que coinciden en verano; estas circunstancias son responsables de la acusadísima estacionalidad del turismo (que se manifiesta en la saturación de sectores de transporte y hostelería en los meses de julio y agosto).

El turismo de personas jubiladas (nacionales y extranjeras) que alternan su estancia en el litoral con la residencia en el domicilio habitual es cada vez mayor. Se adaptan a las ofertas más beneficiosas debido a su disponibilidad de tiempo y contribuyen a la ocupación hotelera en temporada baja, lo que se traduce en estabilidad de empleo para los trabajos relacionados con el turismo.

La infraestructura turística española es extraordinaria, constituye su principal patrimonio frente a posibles competidores. Posee más de 10.000 hoteles y hostales, que ofrecen más de 1.100.000 plazas de alojamiento, que se completan con las plazas de campings. Su distribución geográfica es muy desigual por comunidades autónomas; se da especial concentración den los espacios litorales e insulares.

EL SIGNIFICADO DE TURISMO EN ESPAÑA

El turismo en España tiene un significado extraordinario. Uno de los principales significados es de naturaleza económica: en la actualidad el turismo supone casi el 11% del PIB (112.000 millones de euros en 2007). Las elevadas cifras de turistas y la concentración de la demanda en los litorales han exigido la dotación de infraestructuras, lo cual ha culminado en la urbanización de amplísimos espacios costeros. En sentido contrario, el turismo ha tenido grandes costes medioambientales de efectos irreversibles: la agresión de la actividad urbanística a los litorales y ecosistemas costeros por causa de una desaforada avidez especulativa.

Izq: Plaza Cibeles, Madrid. Der: Playa de Barcelona

______________________________________

EL TURISMO DE LOS ESPAÑOLES

Al tiempo que España se fue consolidando como destino turístico, también fue emergiendo como país emisor de turistas. En 2007, los españoles protagonizamos 160 millones de viajes, de los cuales 11 millones estuvieron dirigidos al extranjero.

  • En cifras absolutas, las comunidades autónomas que más turistas emitieron fueron Madrid, Cataluña y Andalucía, por ser las más pobladas, aunque proporcionalmente los primeros lugares los ocupan País Vasco, La Rioja y Navarra.
  • Nuestros viajes acusan gran estacionalidad, pues la tercera parte de los mismos se realizan en los meses estivales y en Semana Santa.
  • Los destinos en el interior del país son principalmente las comunidades del litoral: Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana. Existe un gran componente familiar; el medio más utilizado es el coche particular; existen modalidades diversas como playa, cultura, rural, naturaleza, nieve, montaña, etc.; se desarrolla mucho en los fines de semana y tiene una clara orientación hacia los apartamentos y casas que tienen la condición de residencias secundarias.
  • Nuestro turismo al extranjero tiene como principales destinos los países europeos. Destacan Francia, Portugal e Italia. Un segundo grupo de destinos lo forman Reino Unido y Alemania.

PROBLEMAS Y PERSPECTIVAS DE FUTURO

El turismo español empieza a acusar los problemas derivados de un modelo desfasado. Hacen mella los efectos negativos de su principal caracterización de “sol y playa”, los derivados de la masificación en los espacios turísticos litorales, de la estacionalidad, etc.

Empieza a hacerse necesaria una renovación de las instalaciones adaptados a las nuevas demandas, la puesta en práctica de políticas conducentes a la ordenación del sector y medidas encaminadas a mantener la relación calidad-precio, procurando la independencia del sector de los grandes turoperadores* extranjeros que controlan nuestro turismo y se lucran de él.

*Turoperadores: agencias especializadas que organizan el turismo, sobre todo a nivel internacional, y que facilitan al turista la organización del viaje en su país de origen.

Como medidas de futuro se hace inevitable:

  • Apostar por la calidad, a fin de contrarrestar la oferta de otros lugares de nuestro entorno mediterráneo.
  • Ampliar la oferta turística. Entre la multitud de ofertas posibles, se debe desarrollar el turismo cultural, acorde con el ocio activo y con nuestro rico patrimonio; además del turismo rural y de naturaleza, para el cual España cuenta con una red de Espacios protegidos que es un exponente extraordinario de paisajes y de biodiversidad.

lince-madre

Wegener: Pruebas de la deriva continental

deriva_continental_wegener_pitbox_blog
En 1915, en su libro El origen de los continentes y océanos, Alfred Wegener presentó una teoría revolucionaria: afirmó que los continentes se habían desplazado lentamente hasta alcanzar su posición actual. La expresión “deriva continental” no fue usada por Wegener, sino que fue una invención de sus traductores al inglés.
La mayoría de los geólogos de su época rechazaron frontalmente esta idea, incluso algunos de ellos la ridiculizaron. Tuvieron que transcurrir 50 años para que los desplazamientos continentales —como realmente los llamó Wegener— fueran tomados en consideración como base para teorías más modernas.
Wegener era un magnífico meteorólogo, por lo que se basó principalmente en las pruebas paleoclimáticas, junto a otras tres. Empecemos a hablar de las pruebas:

Leer más ...