mitos_logos_filosofia_pitbox_blog

El término mito proviene de la misma palabra griega mythos, cuyo significado más inmediato es «discurso» o «narración». Así pues, en una primera aproximación, un mito se correspondería con una narración cualquiera. Con los mitos, el mundo aparece como caótico y la naturaleza se comporta azarosamente según la voluntad de los dioses. En contraposición, con la visión racional el mundo se transforma en algo ordenado y regido por leyes estables y fijas que se pueden descubrir.
Los griegos disponían de un gran número de mitos, al igual que en muchas otras culturas actuales permanecen elementos que pueden considerarse míticos. Ya sea clásico o contemporáneo, el mito cumple tanto una función explicativa como una función ejemplificadora. Además, en las narraciones míticas intervienen la imaginación y las creencias.
La narración de los mitos representa una necesidad vital. Con ella se pretende, por un lado, aplacar o propiciar la acción sobrehumana de los dioses y, por otro lado, estimular las mismas dotes creativas y espirituales de la imaginación del ser humano. En esta doble vertiente, los mitos disponen de las características que a continuación se enumeran: