Archivos de Categoría: Sin categoría

Tipos de significado: denotación y connotación

Las palabras tienen un significado léxico o gramatical, que es el que registran los diccionarios. Ese significado que registran los diccionarios es un significado objetivo, que comparten todos los hablantes y se conoce también  con el nombre de significado denotativo. Por ejemplo, el significado denotativo de aire es el de “masa gaseosa que envuelve a la Tierra”.
Junto al significado denotativo, las palabras pueden tener otros significados que suelen guardar relación con lo que ese término sugiere o evoca a cada persona: alegría, nostalgia, tristeza, furia… El significado subjetivo que cada palabra evoca en el hablante se conoce como significado asociativo o connotativo. Por ejemplo, la palabra aire puede significar para unas personas “vida”, “libertad”… y para otras, “desorden”, “frío”, “tempestad”…
En realidad todo signo tiene una dimensión denotativa (objetiva) que se complementa con su dimensión connotativa (subjetiva).
La connotación caracteriza habitualmente el lenguaje literario y en especial la poesía. Los poetas emplean palabras con mucha subjetividad. Así, por ejemplo, Federico García Lorca suele asociar la denotación del sustantivo metal con la connotación personal de “muerte” (por lo frío del metal).
Ambas dimensiones son parte de un continuo, cuando se va hacia la parte denotativa describiendo un objeto o una situación, los significados pueden ser fácilmente compartidos por muchas personas dentro de un contexto amplio o universal, es lo que se pretende «objetivo»; mientras que conforme la descripción contiene aspectos inferenciales que no son tan evidentes estamos avanzando hacia la dimensión connotativa que depende más de los contextos espacio-tiempo específicos del emisor.
Los significados denotativos tienen escasas modificaciones por el cambio de época, tiempo  o cultura, mientras que los significados  connotativos se alteran sustancialmente en las distintas culturas o épocas.

Connotaciones individuales y connotaciones culturales
A veces, un determinado grupo de hablantes atribuye un mismo significado connotativo a una determinada palabra. Así, la palabra Navidad  lleva asociadas para las personas de Occidente las ideas de paz, concordia, familia… Éste es un significado connotativo de carácter social y cultural que con frecuencia se impone sobre el significado denotativo y se convierte en vehículo para transmitir valoraciones ideológicas. En estos casos hablamos de un estereotipo.

Erupción del Paricutín

En febrero de 1943, una violenta e inesperada erupción volcánica en el estado mexicano de Michoacán se llevó por delante las casas de varias poblaciones y dejó como único superviviente la iglesia de San Juan Parangaricutiro.  Aislada en un mar de destrucción, la torre de la vieja iglesia resistió milagrosamente a las lenguas de  lava y quedó como único testigo de la gran catástrofe.


La iglesia de San Juan permanece hoy día en pie como un lugar congelado en el tiempo. Las casas y los comercios de la antigua población duermen sepultados bajo las rocas; sobre ellos, erguida y desafiante, la torre del campanario es la única señal de vida en muchos kilómetros a la redonda.

 El volcán Paricutín, protagonista de aquella destrucción, nació por sorpresa el día 20 de febrero de 1943 en una llanura donde hasta entonces no se conocía actividad volcánica alguna. Aquel día, el campesino Dionisio Pulido entró en la historia de la vulcanología y se convirtió en la primera persona que presenció en directo el nacimiento de un volcán. Según él mismo relató, se encontraba arando cuando escuchó un fuerte temblor y contempló con sus propios ojos cómo se abría la tierra y comenzaba a escupir vapor y piedras.
 
En las siguientes 24 horas, el Paricutín se levantó siete metros del suelo mientras arrojaba al aire todo tipo de material volcánico. Al cabo de una semana, la montaña de ceniza ya alcanzaba los 50 metros y continuó creciendo hasta alcanzar los 600 metros de altura.

En la actualidad, el lugar se ha convertido en un centro de atracción para turistas y en un motor para la economía de la zona. Los guías muestran a los visitantes los restos de la torre que sobrevivió y los de la que todavía estaba en construcción, así como el altar y la pila bautismal que se conservan en bastante buen estado. Además, el volcán Paricutín empieza a ser conocido en todo el mundo y ha sido incluido en algunas listas como una de las siete maravillas naturales.

Hotel Ryugyong en Corea del Norte



El «coloso» de Corea del Norte, también conocido como Hotel Ryu-Gyong, Hotel Yu-Kyung o Edificio 105, es un rascacielos sin terminar, situado en Corea del Norte.  El edificio es un armazón de hormigón vacío que mide 330 metros, tiene 105 plantas y una superficie de  360.000 m². Por el momento permanece inacabado e inhabitado. Su construcción se inició en 1987, en respuesta a la creación de otro hotel en Singapur (Corea del Sur), en una especie de competición entre ambas potencias vecinas.
Ciertas complicaciones con la calidad y la entrega de los materiales hicieron que el coste de la construcción se disparase. Es por ello que se optó por su abandono en 1992. Actualmente, el rascacielos -que conserva todavía una grúa en la parte superior- se considera totalmente inservible ya que, según expertos, el hormigón no cumple con los márgenes de seguridad.
 Se trata de un edificio que despierta la fascinación de los internautas por todo el planeta ya que si se hubiera terminado, hubiera alcanzado otro récord: el de ser el hotel más gigantesco del mundo.
Éste sería el aspecto del hotel visto desde el Google Earth:

Detroit: ciudad fantasma

A principios de 1950, la ciudad americana de Detroit (Michigan) se convirtió  en la capital del automóvil.  Cientos de empresarios instalaron sus empresas y otros cientos de trabajadores crearon sus hogares allí, en la que prometía ser una próspera ciudad en el  futuro. Fue la sede de las principales compañías automovilísticas (Ford, General Motors y Chrysler).
 Sin embargo los pronósticos no fueron los esperados. Sacudida por la crisis del sector del automóvil y la fabricación de modelos mucho más baratos por parte de los japoneses, la ciudad fue quedando despoblada. En 1970, la población optó por emigrar hacia otras ciudades más prósperas económicamente y en su huida dejaron abandonadas iglesias, escuelas, bibliotecas, teatros, juzgados, hoteles, comisarías y otros muchos edificios.
En la actualidad más de 32.000 casas están abandonadas, expuestas al vandalismo. El edificio fantasma más grande de Detroit es el Book Tower, una torre renacentista de 145 metros de altura y 38 plantas que ahora está completamente deshabitada. La Michigan Central Station es otro ejemplos de edificio fantasma. El Teatro Michigan es ahora un aparcamiento.
En el año 2005, los fotógrafos franceses Yves Marchand y Romain Meffre se toparon en internet con una fotografía de la estación central de Michigan abandonada. Cautivados por la escena, ambos viajaron hasta Detroit durante varias semanas entre 2005 y 2009 y retrataron el interior de decenas de edificios abandonados en el centro de la ciudad. El resultado de todo este reportaje fotográfico fue la publicación de un libro llamado “The Ruins of Detroit”, en el que se puede observar el declive y la decadencia sufrida por la ciudad a nivel económico, social y urbanístico. El sueño americano se esfumó para muchos.
A través de éstas fotografías podemos ver el estado ruinoso en que se encuentran actualmente sus edificios. Da la impresión de  que la gente ha huido a toda prisa, olvidando sus objetos personales (pianos, libros y otras pertenencias). Muchas de las imágenes parecen sacadas de una película de terror o de una situación post-apocalíptica, como si una gran catástrofe se hubiera apoderado de Detroit y hubiera obligado a todo el mundo a huir a toda prisa, abandonando sus hogares y lugares de trabajo. Los edificios están desiertos, decrépitos, sin rastro de humanidad, llenos de recuerdos y reminiscencias  de las personas que un día los habitaron.
Aquí os dejo una muestra de las fotografías realizadas por Yves Marchand y Tomain Meffre. Juzguen por ustedes mismos, ya que una imagen vale más que mil palabras.
Atrium, Farwell Building
18th floor dentist cabinet, David Broderick Tower
Donovan Building
David Whitney Building
Bagley-Clifford Office of the National Bank of Detroit



United Artists Theater
William Livingstone House
Former Unitarian Church
East Methodist Church
Biology classroom, Wilbur Wright High School
Vanity Ballroom
Jane Cooper Elementary School, Spring 2009
Highland Park Police Station
Ballroom, Lee Plaza Hotel
Packard Motors Plant

Leyenda de Sadako Sasaki y las mil grullas de origami. Mil grullas por Japón. Una leyenda para la esperanza.

Según una leyenda japonesa, tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel. La consigna de crear grullas de papel en la lucha por la paz, se remonta a la historia de una de las pequeñas víctimas de la bomba de Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial.

Sadako Sasaki tenía dos años cuando cayó la bomba en Hiroshima, ciudad en la que vivía. Diez  años más tarde (cuando tenía 12 años), como consecuencia de la irradiación que le produjo la bomba de Hiroshima, los médicos le diagnosticaron leucemia. Cuando la pequeña Sadako estaba en el hospital recuperándose de su enfermedad, su amiga Chizucho le explicó la historia de las 1.000  grullas de papel. La historia consiste en que si deseas algo con mucha fuerza y  construyes 1.000 grullas de papel ( papiroflexia), los dioses te concederán ese deseo que tanto anhelas.
Es así como Sadako deseó curarse de su terrible enfermedad y para ello se propuso construir por sí misma 1.000 grullas de papel, aunque no logró conseguirlo porque falleció mucho antes de poder acabarlas todas. Murió en octubre de 1955 y sólo había conseguido plegar 644 grullas de papel. Simbólicamente, sus amigos continuaron su misión y completaron las mil grullas, con la esperanza de que se evitaran las guerras en el futuro y se consiguiera la paz entre todos los países del mundo. Tres años más tarde de la muerte de Sadako, los niños de toda la ciudad de Hiroshima le dedicaron una estatua de ella con una grulla en su mano. La estatua está en el  Parque de la Paz de Hiroshima.

Cada año, para el 6 de agosto, Día de la Paz, llegan miles de grullas de papel a Hiroshima desde todos los lugares del planeta. Los niños de la ciudad cuelgan las grullas en el monumento de Sadako, con la esperanza de transmitir este mensaje a todo el mundo.
En estos días, como consecuencia del Terremoto de Japón, muchísimas personas y asociaciones de todos los lugares del mundo se han propuesto construir grullas de papel con la finalidad de enviarlas a Japón. En Japón hay personas encargadas de recoger estas grullas que la gente envía anónimamente y colocarlas en los distintos templos del país, con el deseo de que Japón pueda salir de la pesadilla  que está viviendo y que la vida, la salud, la esperanza y la prosperidad se restablezcan de nuevo en sus vidas.
Una japonesa residente en Madrid ha recuperado la leyenda japonesa de las mil grullas de papel para pedir a los internautas que se unan a esta iniciativa de abrazo y ánimo a Japón que simboliza la paz.
A través de una página web llamada ‘Las 1.000 grullas ‘.  Makiko pide ayuda para completar las mil grullas de papel de las que habla la leyenda. Quien las complete, recibirá un deseo. Y ése, ahora mismo, no es otro que el fin de la amenaza de catástrofe nuclear y la mejor de las suertes para todos los damnificados. La grulla de la paz deja ahora paso a la grulla de la solidaridad, que desde todos los rincones inunda ya las webs con múltiples mensajes de apoyo.

¿Por qué un grulla?
Para los japoneses la grulla es el símbolo de la paz, como para nosotros lo es la paloma blanca. Para los japoneses la grulla además de paz, significa salud.
¿Qué es una grulla?
Las grullas son aves de espacios abiertos. Se desplazan dando zancadas con sus largas patas  y recogen semillas e insectos con sus largos picos. Viven en bandadas y muchas de ellas recorren largas distancias para criar. Las distintas variedades de grullas tienen en común que se emparejan de por vida. Son muy fieles.
¿Qué es el origami?
El origami es parte integral de la cultura japonesa desde hace más de 1.000 años .  Su técnica se  basa en el plegado de papel para crear figuras (papiroflexia).
Aquí os dejo un vídeo precioso que ilustra sin palabras la triste historia de Sadako Sasaki. Os animo a verlo porque es realmente conmovedor.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=7HaZeUQQzrw]