Archivos de Categoría: Sin categoría

Tipos de discursos


Al analizar un texto perteneciente al género narrativo, uno de los aspectos que hay que comentar es el discurso, en concreto, los tipos del discurso. Éstos, a su vez, aparecen relacionados con los movimientos narrativos (resúmenes, escenas…) y con el emisor (narrador o personaje). Para ello, en primer lugar, debemos diferenciar entre discurso e historia:
–        El discurso es la forma en que se cuentan los hechos, la materia narrada.
–        La historia es la suma de  los hechos narrados.
Los discursos se clasifican siguiendo dos criterios:
A)  Según cómo se presente la materia narrada:
1.- Discurso referencial:
– su finalidad es narrar objetivamente los hechos, informar;
– aparece en resúmenes y escenas;
– en boca del narrador (éste puede ser un personaje).
2.- Discurso descriptivo:
– se utiliza para describir, subjetiva u objetivamente;
– aparece en pausas descriptivas;
– en boca del narrador (éste puede ser un personaje).
3.- Discurso poético:
– función poética;
– puede coexistir con el descriptivo y el referencial;
4.- Discurso valorativo:
– se utiliza para expresar una valoración positiva o negativa;
– en boca del narrador o de un personaje.
5.- Discurso universal:
– se utiliza para generalizar;
– en boca del narrador o de un personaje.
B) Según cómo se presenten las palabras de los personajes:
1.- Monólogo interior:
– para expresar subjetividad del personaje (sentimientos, sensaciones…);
– no hay interlocutor;
– estilo directo;
– en boca del personaje.
2.- Discurso directo o dramático:
– se reproduce literalmente el diálogo entre personajes;
– estilo directo, con verbos de lengua…;
– en boca de personajes.
3.- Discurso directo libre:
– se reproducen literalmente las palabras del personaje, pero insertadas en el discurso del narrador (sin guiones, ni verbos de lengua);
– en primera o segunda persona;
– a veces, gracias a una conjunción o preposición se pasa de la tercera a la primera persona: así entra intempestivamente la voz del personaje en plena acción del relato, sorprendiendo al lector, aunque sin sacarlo de la situación;
– se consigue intensidad, plasticidad y fluidez;
– se pasa bruscamente de la narración al diálogo y se confunden, a propósito, palabras y pensamientos:
«Entraron al bar y cuando vino el camarero pidieron una ronda de cañas, un plato de jamón, dos de tortilla, aceitunas y tráenos también un revuelto de gambas…» 
«…entonces le dio una bofetada para que aprendás a respetar a tu padre.» 
4.- Discurso indirecto:
– El narrador reproduce las palabras pronunciadas por un personaje o los pensamientos de éste;
– van introducidas por un verbo de lengua y una conjunción (proposiciones subordinadas);
– el narrador “relata” el diálogo:
«Ernesto entró al comedor de su casa y ante la sorpresa de todos exigió que lo escucharan, dijo que él era un hombre libre y dueño de sus actos, y agregó que a partir de ese momento no permitiría, no señor, que nadie le dijera lo que tenía que hacer. Como todos se quedaron mudos, Ernesto prosiguió su encendida perorata. Explicó que él jamás iba a permitir que volvieran a inmiscuirse en su vida y fisgonearan su intimidad, caramba. Y diciendo esto, dio media vuelta y se marchó.»
5.- Discurso indirecto libre:
– el narrador cede la palabra indirectamente (transcribe) a los personajes, insertando en el relato las palabras o pensamientos de éstos;
– se omiten los nexos y los verbos de lengua;
– está en un punto intermedio entre el discurso directo y el indirecto;
-se rompe el hilo narrativo al pasar de la narración a la reproducción del diálogo o monólogo, lo que puede provocar confusión;
– se reproducen las palabras o pensamientos en tercera persona;
– parece que se esté escuchando al personaje, aunque éste no habla;
– se difumina la línea que separa narrador y personaje, la frontera entre lo narrado y lo hablado, lo que lo convierte en un estilo difícil y novedoso:
«Ernesto entró al comedor de su casa y ante la sorpresa de todos exigió que lo escucharan, él era un hombre libre y dueño de sus actos, y a partir de ese momento no permitiría, no señor, que nadie le dijera lo que tenía que hacer. Como todos se quedaron mudos, Ernesto prosiguió su encendida perorata. Él jamás iba a permitir que volvieran a inmiscuirse en su vida y fisgonearan su intimidad, caramba. Y diciendo esto, dio media vuelta y se marchó.»
Todos estos tipos de discursos no son excluyentes: pueden fusionarse o coexistir entre ellos.

Mariano José de Larra

Aquí os dejo tres artículos de Mariano José de Larra para que podáis descargarlos, si lo deseáis:
Casarse pronto y mal
Nochebuena de 1836 
 Vuelva usted mañana

Tipos de significado: denotación y connotación

Las palabras tienen un significado léxico o gramatical, que es el que registran los diccionarios. Ese significado que registran los diccionarios es un significado objetivo, que comparten todos los hablantes y se conoce también  con el nombre de significado denotativo. Por ejemplo, el significado denotativo de aire es el de “masa gaseosa que envuelve a la Tierra”.
Junto al significado denotativo, las palabras pueden tener otros significados que suelen guardar relación con lo que ese término sugiere o evoca a cada persona: alegría, nostalgia, tristeza, furia… El significado subjetivo que cada palabra evoca en el hablante se conoce como significado asociativo o connotativo. Por ejemplo, la palabra aire puede significar para unas personas “vida”, “libertad”… y para otras, “desorden”, “frío”, “tempestad”…
En realidad todo signo tiene una dimensión denotativa (objetiva) que se complementa con su dimensión connotativa (subjetiva).
La connotación caracteriza habitualmente el lenguaje literario y en especial la poesía. Los poetas emplean palabras con mucha subjetividad. Así, por ejemplo, Federico García Lorca suele asociar la denotación del sustantivo metal con la connotación personal de “muerte” (por lo frío del metal).
Ambas dimensiones son parte de un continuo, cuando se va hacia la parte denotativa describiendo un objeto o una situación, los significados pueden ser fácilmente compartidos por muchas personas dentro de un contexto amplio o universal, es lo que se pretende «objetivo»; mientras que conforme la descripción contiene aspectos inferenciales que no son tan evidentes estamos avanzando hacia la dimensión connotativa que depende más de los contextos espacio-tiempo específicos del emisor.
Los significados denotativos tienen escasas modificaciones por el cambio de época, tiempo  o cultura, mientras que los significados  connotativos se alteran sustancialmente en las distintas culturas o épocas.

Connotaciones individuales y connotaciones culturales
A veces, un determinado grupo de hablantes atribuye un mismo significado connotativo a una determinada palabra. Así, la palabra Navidad  lleva asociadas para las personas de Occidente las ideas de paz, concordia, familia… Éste es un significado connotativo de carácter social y cultural que con frecuencia se impone sobre el significado denotativo y se convierte en vehículo para transmitir valoraciones ideológicas. En estos casos hablamos de un estereotipo.

Erupción del Paricutín

En febrero de 1943, una violenta e inesperada erupción volcánica en el estado mexicano de Michoacán se llevó por delante las casas de varias poblaciones y dejó como único superviviente la iglesia de San Juan Parangaricutiro.  Aislada en un mar de destrucción, la torre de la vieja iglesia resistió milagrosamente a las lenguas de  lava y quedó como único testigo de la gran catástrofe.


La iglesia de San Juan permanece hoy día en pie como un lugar congelado en el tiempo. Las casas y los comercios de la antigua población duermen sepultados bajo las rocas; sobre ellos, erguida y desafiante, la torre del campanario es la única señal de vida en muchos kilómetros a la redonda.

 El volcán Paricutín, protagonista de aquella destrucción, nació por sorpresa el día 20 de febrero de 1943 en una llanura donde hasta entonces no se conocía actividad volcánica alguna. Aquel día, el campesino Dionisio Pulido entró en la historia de la vulcanología y se convirtió en la primera persona que presenció en directo el nacimiento de un volcán. Según él mismo relató, se encontraba arando cuando escuchó un fuerte temblor y contempló con sus propios ojos cómo se abría la tierra y comenzaba a escupir vapor y piedras.
 
En las siguientes 24 horas, el Paricutín se levantó siete metros del suelo mientras arrojaba al aire todo tipo de material volcánico. Al cabo de una semana, la montaña de ceniza ya alcanzaba los 50 metros y continuó creciendo hasta alcanzar los 600 metros de altura.

En la actualidad, el lugar se ha convertido en un centro de atracción para turistas y en un motor para la economía de la zona. Los guías muestran a los visitantes los restos de la torre que sobrevivió y los de la que todavía estaba en construcción, así como el altar y la pila bautismal que se conservan en bastante buen estado. Además, el volcán Paricutín empieza a ser conocido en todo el mundo y ha sido incluido en algunas listas como una de las siete maravillas naturales.

Hotel Ryugyong en Corea del Norte



El «coloso» de Corea del Norte, también conocido como Hotel Ryu-Gyong, Hotel Yu-Kyung o Edificio 105, es un rascacielos sin terminar, situado en Corea del Norte.  El edificio es un armazón de hormigón vacío que mide 330 metros, tiene 105 plantas y una superficie de  360.000 m². Por el momento permanece inacabado e inhabitado. Su construcción se inició en 1987, en respuesta a la creación de otro hotel en Singapur (Corea del Sur), en una especie de competición entre ambas potencias vecinas.
Ciertas complicaciones con la calidad y la entrega de los materiales hicieron que el coste de la construcción se disparase. Es por ello que se optó por su abandono en 1992. Actualmente, el rascacielos -que conserva todavía una grúa en la parte superior- se considera totalmente inservible ya que, según expertos, el hormigón no cumple con los márgenes de seguridad.
 Se trata de un edificio que despierta la fascinación de los internautas por todo el planeta ya que si se hubiera terminado, hubiera alcanzado otro récord: el de ser el hotel más gigantesco del mundo.
Éste sería el aspecto del hotel visto desde el Google Earth: