***

Muchas veces hemos escuchado nuestra propia voz y nos hemos desencantado. En la mayoría de casos se cree que es debido a que nuestro receptor de voz (micrófono del móvil, mp3, mp4, PC, cámara de vídeo…) no graba correctamente las voces.
Esta teoría es falsa. Si suponemos que tenemos un dispositivo actualizado, es decir, que tenemos un micrófono moderno (y no uno de hace 20 años), estamos hablando de un micro que apenas tiene margen de error (sí lo tiene cuando exponemos el micro al viento o a climatologías adversas). Por lo tanto, este micro tiene la capacidad de grabar nuestra voz tal y como la oyen los demás.
Ahora biene la pregunta: ¿Por qué nosotros nos extrañamos cuando escuchamos la voz en unos altavoces y no cuando nos escuchamos hablar?
Cuando hablamos, estamos mezclando dos fuentes que nos entran de sonido: por un lado recibimos sonido de nuestros propios huesos y carne; y, por otro lado, recibimos el sonido que escuchan los que están alrededor. Por lo tanto, deducimos que:

  • Si escuchamos nuestra voz en algún dispositivo, estamos oyéndonos a nosotros mismos. Esto es relativo, cada instrumento de grabación tiene unas características de grabación, y no todos los dispositivos reproducirán nuestras voces con los mismos tonos. Pero en términos generales, esa es nuestra voz.
  • Si nos tapamos los oídos con los dedos, podemos escuchar el sonido que producen nuestras cuerdas vocales y que llega hasta nosotros a través de los huesos y tejidos que forman nuestro cuerpo.