Archivos de Categoría: Lugares abandonados

Camiones quemados en Antequera – Imágenes Exclusivas (Sabotaje en Antequera, Obras del AVE)

***

De la conocida quema de camiones en las obras del AVE (Antequera) aún se sabe poco, pero tenemos lo que falta en el resto de webs: imágenes significativas del suceso. Nos hemos adentrado en el recinto y éste es el resultado. Tenemos las imágenes en HD, las de mayor tamaño que puedes encontrar en Internet:

(Haz click en las imágenes para ampliarlas)









¡Manda el link a tus amigos y compártelo!

Más información sobre el AVE Antequera: Twitter @AVEantequera

GALERÍA EN MINIATURA:

El cortijo Jurado

Aunque parezca una simple casa en ruinas, guarda un misterio, que muchos se arrepintieron de intentar conocer… El Cortijo Jurado ha pasado a ser ampliamente conocido en los medios de comunicación de ámbito nacional, relacionándolo con la temática paranormal y se  ha llegado a  calificar como “casa embrujada”. Según una leyenda urbana, varios casos de desapariciones de chicas jóvenes estarían relacionados con ritos sexuales satánicos llevados a cabo en el cortijo por personas de la alta sociedad del siglo XIX, personas que podían escapar de la justicia mediante sobornos.

Según la misma leyenda, la mansión tiene unos sótanos ocultos en los que hay máquinas de tortura y que están comunicados con el vecino Cortijo de Colmenares (actual Club de Golf Guadalhorce, situado junto al río, en el que se encontraron varias momias) por un túnel secreto por el que sacaban a las víctimas. Otras versiones sostienen que las víctimas están enterradas bajo el cortijo, lo que explicaría los sucesos paranormales allí ocurridos.

Navegando por la red he podido encontrar un interesante artículo sobre el caserío. La persona que lo ha escrito ha llevado a cabo una investigación, recopilando diversas informaciones que circulan por internet y contrastando numerosas fuentes y versiones. El artículo acaba afirmando que no existen pruebas concluyentes de que en la casa se cometieran tales asesinatos, ni de que los Heredia (primeros propietarios de la casa) fueran unos asesinos.

Os invito a leer el artículo íntegramente porque es muy interesante:

(Seguir leyendo sobre el Cortijo Jurado)

Erupción del Paricutín

En febrero de 1943, una violenta e inesperada erupción volcánica en el estado mexicano de Michoacán se llevó por delante las casas de varias poblaciones y dejó como único superviviente la iglesia de San Juan Parangaricutiro.  Aislada en un mar de destrucción, la torre de la vieja iglesia resistió milagrosamente a las lenguas de  lava y quedó como único testigo de la gran catástrofe.


La iglesia de San Juan permanece hoy día en pie como un lugar congelado en el tiempo. Las casas y los comercios de la antigua población duermen sepultados bajo las rocas; sobre ellos, erguida y desafiante, la torre del campanario es la única señal de vida en muchos kilómetros a la redonda.

 El volcán Paricutín, protagonista de aquella destrucción, nació por sorpresa el día 20 de febrero de 1943 en una llanura donde hasta entonces no se conocía actividad volcánica alguna. Aquel día, el campesino Dionisio Pulido entró en la historia de la vulcanología y se convirtió en la primera persona que presenció en directo el nacimiento de un volcán. Según él mismo relató, se encontraba arando cuando escuchó un fuerte temblor y contempló con sus propios ojos cómo se abría la tierra y comenzaba a escupir vapor y piedras.
 
En las siguientes 24 horas, el Paricutín se levantó siete metros del suelo mientras arrojaba al aire todo tipo de material volcánico. Al cabo de una semana, la montaña de ceniza ya alcanzaba los 50 metros y continuó creciendo hasta alcanzar los 600 metros de altura.

En la actualidad, el lugar se ha convertido en un centro de atracción para turistas y en un motor para la economía de la zona. Los guías muestran a los visitantes los restos de la torre que sobrevivió y los de la que todavía estaba en construcción, así como el altar y la pila bautismal que se conservan en bastante buen estado. Además, el volcán Paricutín empieza a ser conocido en todo el mundo y ha sido incluido en algunas listas como una de las siete maravillas naturales.

El autódromo de Sitges

En 1923 se inauguró cerca de Sitges el mítico circuito de Terramar, el primer circuito permanente de nuestro país con un coste de cuatro millones de pesetas. Durante años, se celebraron algunas pruebas importantes en este circuito, incluido el primer Gran Premio de España, pero los problemas económicos lo fueron arrastrando rápidamente hacia el olvido. Hoy día, el circuito de Sitges permanece escondido y olvidado en mitad de un secarral apenas visible desde el satélite. A su actual dueño, un campesino que no quiere vender el terreno, no le gustan mucho las visitas, así que los pocos aficionados que conocen su ubicación se arriesgan de vez en cuando a realizar una incursión a escondidas.
 
 
 
Antes de construirse el circuito de Sitges, las competiciones automovilísticas habían tenido lugar en carreteras abiertas al tráfico, por lo que aquel Gran Premio de España de 1923 fue el primero en nuestro país celebrado en una instalación cerrada. Aquella primera prueba resultó especialmente espectacular gracias al trazado oval del circuito y a los peraltes casi verticales de sus curvas.
 
 
 
Pese a su prometedora proyección, el circuito comenzó un rápido declive nada más terminar aquella carrera. Las deudas contraídas con los constructores provocaron que éstos se quedasen con la recaudación de las entradas y no fuera posible pagar a los ganadores. Como consecuencia, la Federación Internacional prohibió la celebración de más carreras importantes.
 
 Durante los siguientes años hubo gran interés por recuperar el circuito. En los años 30 fue vendido a un gran aficionado llamado Edgar Morowitz, que llegó a conseguir que se hiciesen carreras de motos del campeonato de España, e incluso organizó algunas pruebas espectaculares como carreras de coches contra una avioneta.
 
 
 
Sin embargo, la lejanía de Barcelona terminó por ser un impedimento para la llegada de aficionados, y el circuito terminó sumido en el olvido en el que hoy permanece.
 

Hotel Ryugyong en Corea del Norte



El “coloso” de Corea del Norte, también conocido como Hotel Ryu-Gyong, Hotel Yu-Kyung o Edificio 105, es un rascacielos sin terminar, situado en Corea del Norte.  El edificio es un armazón de hormigón vacío que mide 330 metros, tiene 105 plantas y una superficie de  360.000 m². Por el momento permanece inacabado e inhabitado. Su construcción se inició en 1987, en respuesta a la creación de otro hotel en Singapur (Corea del Sur), en una especie de competición entre ambas potencias vecinas.
Ciertas complicaciones con la calidad y la entrega de los materiales hicieron que el coste de la construcción se disparase. Es por ello que se optó por su abandono en 1992. Actualmente, el rascacielos -que conserva todavía una grúa en la parte superior- se considera totalmente inservible ya que, según expertos, el hormigón no cumple con los márgenes de seguridad.
 Se trata de un edificio que despierta la fascinación de los internautas por todo el planeta ya que si se hubiera terminado, hubiera alcanzado otro récord: el de ser el hotel más gigantesco del mundo.
Éste sería el aspecto del hotel visto desde el Google Earth: