Archivos de Categoría: Literatura y lenguaje

La sintaxis de la imagen: Aspectos didácticos del color

***

ASPECTOS DIDÁCTICOS DEL COLOR

Podemos empezar lo que podríamos denominar Didáctica del color, esto es, cómo estudiar el color en la escuela, diciendo que los niños son fuertemente atraídos por los efectos cromáticos y ello desde prácticamente recién nacidos. Desde muy pequeños los niños responden a los estímulos de color y con la edad esta sensibilidad va creciendo. Diversos estudios han comprobado la predilección de los niños por los colores “vivos” que son los primarios y secundarios. Conforme van creciendo, los niños van asimilando a distintas edades el resto de la gama y van optando por unas preferencias según su sensibilidad.

  • Niños impresionistas son aquellos que ponen en sus trabajos el color del objeto que tiene en un momento determinado aunque su apariencia general no sea ésa.(ejemplo cielos grises o naranjas, rostros marrones, campos amarillos, etc..)
  • Niños realistas son aquellos que aplican  a  los objetos los colores con los que habitualmente los conocemos. (una montaña marrón, el sol amarillo, el cielo azul…)
  • Niños imaginativos son los que utilizan el color como más les apetece sin ninguna referencia exterior.

Para el aprendizaje del color no hay nada mejor que la experiencia. Un niño puede ser imaginativo o impreisonista según el momento del día o según su estado de ánimo. Cada niño debe hacer las mezclas lo más complejas posibles empezando por elaborar él sus propios colores que en edad temprana le parecerán cuestiones de magia. Los pigmentos para hacer las experiencias pueden ser improvisados, como el azafrán o la mercromina. Preferiblemente deben ser solubles en agua.

En una primera fase intentaremos que el niño maneje los colores a su antojo pero que los maneje todos. Después él mismo irá aprendiendo a utilizar la riqueza de una mezcla simple. Pasaremos después a hacer prácticas en las que haya que jugar con la diferente luminosidad de los colores. Temas realistas o abstractos es indiferente. Lo importante es que pruebe una y otra vez con distintos temas y motivos y sea él quien construya su propio aprendizaje. Lo importante es que haya experimentado diversas modalidades y posibilidades con cualquier excusa. Su experiencia quedará en su interior y en un ciclo superior él echará mano de su bagaje artístico.

Debe probar con colores cálidos y luego con fríos. Él mismo apreciará si el maestro sabe hacer las preguntas adecuadas cuales son los resultados y las diferencias entre unas composiciones y otras.

La mejor técnica para estas experiencias es la témpera o la pintura de dedos con pincel. La experiencia de mezclar los colores en un paleta es imprescindible. Es aconsejable utilizar grandes formatos tipo papel continuo o kraft (papel de embalar), con composiciones espontáneas y de abstracción para después pasar a ilustrar cuentos, o historias o propias experiencias. En esta fase de trabajo debe ser más importante la mancha que el dibujo.

La sintaxis de la imagen: Códigos del lenguaje plástico

***

CÓDIGOS DEL LENGUAJE PLÁSTICO

El arte es una de las manifestaciones del ser humano. Es una de las manifestaciones propias y exclusivas del ser humano. Las personas humanas, como seres vivos, necesitan de la comunicación, necesitan transmitir información entre ellos.

            Existen una serie de elementos comunes a cualquier lenguaje humano, según los estudios de semiótica o semiología que definen los elementos básicos de la comunicación  y que están presentes en todos ellos: Emisor, código, medio, mensaje, contexto o ruido, receptor, intención y atención.

  • EMISOR: la persona que quiere transmitir una información (hechos, ideas, sentimientos, deseos). Para poder transmitir esta información tendrá que codificarla en un lenguaje y convertirla en un mensaje.
  • CÓDIGO: el lenguaje con el que se elabora el mensaje.
  • MENSAJE: la información (ya codificada) que quiere transmitir el emisor.
  • MEDIO: soporte físico en el que se transmite el mensaje
  • CONTEXTO: circunstancias que rodean la comunicación.
  • RECEPTOR: destinatario del mensaje. Para interpretarlo será necesario que lo decodifique. Por lo tanto el receptor tendrá que conocer el lenguaje que el emisor ha utilizado para elaborar el mensaje.
  • Para que exista comunicación es preciso  que haya una INTENCIÓN comunicativa en el que emite el mensaje.
  • Cuando el receptor no presta ATENCIÓN al mensaje  no extrae la información que el emisor pretendía hacerle llegar: sólo obtiene una información parcial o incluso puede interpretar cosas diferentes a las que el emisor quería decir.

             A menudo detrás de estos problemas interpretativos se esconden las pobres expectativas del emisor o del receptor en la eficacia de la comunicación que mantienen. Otras es un problema de mala codificación o falta de destreza o de conocimientos o hábitos comunicativos del emisor.

            También puede darse distorsión del mensaje en el canal (ruidos en la transmisión) o mala decodificación del mensaje por parte del emisor por falta de vocabulario, diferentes connotaciones culturales (barreras lingüísticas) o por falta de hábitos comunicativos.

            El canal que más usan los artistas plásticos es el visual. De hecho es el canal que han usado con exclusividad los artistas plásticos hasta el siglo XX. Bien entrado el siglo XX, los artistas han producido obras que además de la percepción visual de las mismas requieren una atención del tacto, del oído o incluso del olfato y del gusto.

            Para que funcione la comunicación ha de existir un código compuesto de signos o señales conocido por el emisor y por el receptor. En general, la comunicación es unilateral cuando el emisor no espera una respuesta por parte del receptor y es bilateral cuando se deja opción a que quien recibe la información, responda después de haber comprendido el mensaje. También en este aspecto el siglo XX ha cambiado la postura del artista y del espectador, en el sentido de tender a la bilateralidad. El espectador pasa de ser un mero receptor de obras a convertirse en un elemento activo que participa y actúa en el proceso creativo ideado por el autor. Es el caso de los happenings y de las intervenciones.

Pero hay una característica propia del arte. Se da la circunstancia de que la comunicación funciona con frecuencia aún cuando el código de señales no es conocido por el receptor. El visitante de una exposición o el espectador de una representación de ópera son capaces de gozar entendiendo a su manera los mensajes transmitidos por las obras aún cuando los mensajes captados no sean los mismos que ha querido transmitir el autor. El visitante, el espectador, no conoce los códigos de los lenguajes musical o plástico y sin embargo capta a menudo unos signos que son válidos. Otras veces, el autor da pistas sobre el verdadero mensaje de su obra a través de otros canales como pude ser el título de la obra o el catálogo de la exposición.

Pero, muchas obras pictóricas están producidas pensando en esa posible multiplicidad de interpretaciones. Este fenómeno es lo que en arte se llama obra abierta.

Los códigos o señales en el lenguaje plástico vienen definidos por los elementos propios de esta materia. Son los signos gráficos (punto, línea, plano), el color, la composición, la luz, la textura, el formato, la técnica, el encuadre, etc., y otros que aunque no sean estrictamente plásticos también son necesarios para entender correctamente lo que nos dicen los artistas a través de su creaciones, nos referimos a aspectos que estudian otras disciplinas artísticas como la estética, la sociología o la psicología del arte, tal como hemos visto en capítulos anteriores.

El texto narrativo. Estructura y elementos del texto narrativo

La finalidad del texto narrativo consiste en contar hechos, reales o ficticios, que suceden a unos personajes en un espacio y en un tiempo determinados.

Generalmente los hechos narrados se estructuran en tres partes (planteamiento, nudo y desenlace) y  normalmente siguen un orden cronológico lineal; es decir, se presentan los hechos a medida que van sucediendo en el tiempo.

Observa todas estas características en el siguiente texto:
“A la medianoche, una turba tumultuosa, animada con todas las voces de un motín y todos los alaridos de una bacanal, invadía las calles de San Bernardino. Llegó a la plazuela de Afligidos y la ocupó casi toda. El callejón de la plaza de la Cara de Dios contenía más de trescientas personas; y la algarabía era tan grande que no se podían distinguir claramente las voces pronunciadas por los más exaltados.
Al llegar al patio hubo un instante de vacilación, de terrible sorpresa. Una doble fila de soldados apuntaba a la multitud que, confiada en su fuerza, no pudo resistir un movimiento de terror, retrocediendo al ver que se la recibía de aquella manera. En el mismo instante sonó un tiro y cayó un soldado. Hizo fuego sin reparo la tropa, y una descarga nutrida envió más de veinte proyectiles sobre la muchedumbre.
La confusión fue entonces espantosa: avanzó la tropa; retrocedieron los paisanos, no sin disparar bastantes tiros y agitar las navajas, armas para ellos más seguras que el trabuco.”
                                              Benito Pérez Galdós, La Fontana de Oro.

Estimado lector:
Descarga un PDF gratuito con todo este contenido, así lo podrás tener disponible en tu ordenador e imprimirlo para hacer tareas, estudios o trabajos.

(Al abrir, pincha en ‘Saltar publicidad’ pasados unos segundos)

La estructura del texto narrativo está compuesta de estas tres partes:

  1. 1.   Introducción o planteamiento. Sirve para introducir los personajes. Nos  presenta  una situación incial, un conflicto que les sucede a unos personajes en un tiempo y en un lugar determinados.

A medianoche (tiempo) una multitud de personas (personajes) invaden las calles de San Bernardino (lugar) dando gritos de protesta.

  1. 2.   Nudo o conflicto. Se desarrollan los acontecimientos planteados en la introducción. Los personajes se ven envueltos en el conflicto y actúan en función del objetivo que persiguen.

Al llegar al patio (lugar) unos soldados (personajes) apuntaban a la multitud. Sonó un disparo y cayó un soldado. Aquellos dispararon contra la multitud.

  1. 3.   Desenlace o solución de la situación planteada. En esta parte del relato se resuelve el conflicto de la fase inicial. Puede tener un final feliz o trágico;  positivo o negativo.

Los soldados siguieron avanzando y la multitud retrocedió.

 Elementos que forman parte del texto narrativo:

A.   El narrador. Es quien cuenta los hechos o la historia. Puede ser:

  • Un narrador omnisciente: visión total del relato, ajeno a los hechos. El narrador omnisciente conoce a la perfección lo que hacen, piensan y sienten todos los personajes (incluso en ocasiones interviene para opinar sobre los hechos ocurridos o sobre el modo de ser de los personajes).
  • Un narrador observador externo: relata los hechos desde fuera, sin participar en la historia, es el narrador testigo o observador que se limita a recoger en la narración los hechos tal como suceden sin añadir ni quitar nada, como si fuera una cámara de vídeo, y lo mismo actúa con los personajes, que sólo son conocidos en el relato por lo que ellos hacen y dicen o por lo que otros personajes nos cuentan de ellos
  • Un narrador que cuenta su historia. En este caso el narrador es un personaje más, es el personaje principal, ya que es el protagonista.

Analicemos estos dos ejemplos:

Texto A: Las clases terminaron pronto. Con cara esperanzada y paso rápido, Carlos se dirigió a la cafetería donde esperaba encontrar a Laura. Allí estaba. Carlos vio cómo le sonreía y se acercó a saludarla. (En este caso el narrador es un testigo u observador externo, no participa directamente en la historia, se limita a contar las cosas tal y como las está observando).

Texto B: Las clases terminaron pronto. Creí que aún había tiempo, así que me dirigí a la cafetería con paso rápido donde esperaba encontrar a Laura. Allí estaba. Sonreí y me acerqué a saludarla. (En este caso el narrador cuenta su propia historia, es el protagonista, un personaje más, es el personaje principal).

B.   Los personajes. Son las personas, los animales o las cosas que intervienen en el relato. El protagonista es el personaje principal que se enfrenta al conflicto; el antagonista, el que se opone a la acción del protagonista.

C.   La ambientación. Incluye el espacio o lugar en el que se desarrollan los hechos y el tiempo. Éste puede ser externo o interno.

  • Externo: tiempo histórico en que se desarrolla la acción.
  • Interno: orden cronológico en que se suceden los hechos del relato. Puede ser: cronológico o lineal (si la acción sucede de principio a fin; la mayoría respeta este tipo), restrospectivo (si regresa al pasado desde un punto de la acción concreto; es el caso de las novelas policiacas), anticipativo (si se adelantan acontecimientos que sucederán más tarde).

Formas verbales más usuales de la narración:

Pretérito indefinido, presente y pretérito imperfecto.

Ejemplos de narración:

Una novela, un  cuento, una noticia,…

(Click en las imágenes para ampliar. Al abrir, pincha en ‘Saltar publicidad’ pasados unos segundos).

¿QUIERES MÁS CONTENIDO DE LENGUA Y LITERATURA? HAZ CLICK AQUÍ.

La Metamorfosis de Kafka

Biografía de Kafka (1883-1924)

Franz Kafka nació en Praga en  1883  en el seno de una familia judía acomodada (clase media-alta). Su padre logró amasar una buena fortuna gracias a su profesión de tendero rural en la capital checa.

Kafka tuvo una niñez solitaria y complicada por la relación con su padre. La relación con su padre fue muy complicada porque su padre tenía un carácter muy tosco y autoritario y esto marcaría la  personalidad y el desarrollo emocional de Kafka. Tuvo tres hermanas menores que él.

Estudió Derecho. Es durante su periodo universitario cuando Kafka se inicia en el mundo de la literatura. Escribe «Descripción de una lucha». Desde joven había sido muy aficionado a la literatura y entre sus escritores más admirados se encuentraban Goethe, Hugo Von Hofmannstahl, Leon Tolstoi, Friedrich Nietche, Charles Dickens, Strindberg, Gustave Flaubert y el filósofo existencial Soren Kierkegaard.

En 1906 termina sus estudios de leyes. Un año después  consigue un trabajo en una empresa dedicada a los seguros (Assicurazioni Generalli). No obstante, Kafta no está contento con este empleo y consigue, poco después, el trabajo que mantendrá hasta su muerte en un organismo público: el Instituto de Seguros de Accidentes de Trabajo del Reino de Bohemia. Este nuevo empleo, a pesar de no cubrir sus expectativas profesionales, le permite disponer de más tiempo libre que dedicar a inquietudes artísticas y personales. De esta forma se dedicará a profundizar en el estudio de sus raíces judías, de sus ideales socialistas y anarquistas, se dedicará a la pintura y, sobre todo, a la escritura, que era su gran pasión. Todo este tipo de actividades extra profesionales no son bien vistas por su padre, ya que era una persona carente de cualquier sensibilidad artística.

Kafka poseía una personalidad ansiosa, retraída y huraña (resultado indudable de la influencia paterna) que plasmará en sus obras literarias, creando situaciones sombrías, angustiosas y opresivas.

Contrae la tuberculosis, enfermedad le obliga a atravesar largos períodos de convalecencia que aprovechará para diseñar nuevos proyectos literarios. Siempre que puede (tanto por motivos de trabajo como por razones de salud) viaja por gran parte de Europa, a menudo acompañado de su gran amigo Max Brod.

En 1913, conoce en Berlín a una chica ( Felice Bauer) con la que entablará una relación sentimental. Sin embargo la relación queda rota un año más tarde, año en el que comienza la Primera Guerra Mundial. La relación continúa poco tiempo después, pero no se casa con ella. Felice se casaría en 1918 con otro hombre. Él también mantendrá una relación sentimental con una amiga de Felice e incluso se llega a comentar que tiene un hijo con ella que fallecerá a la edad de siete años. Kafka nunca llegó a saber de la existencia de tal hijo.

Es entonces cuando publica «El fogonero» (primer capítulo de «América») además de varios relatos. Su nombre comienza a ser conocido y respetado en los círculos literarios (recibe el Premio Fontane por «El fogonero»). Emprende así su época más prolífica en cuanto a escritos se refiere. En 1915 publica «La metamorfosis», en 1916 «La condena» y en 1919 «En la condena penitenciaria» y sigue trabajando en sus trabajos más conocidos.

En 1917, como consecuencia de su enfermedad, se desplaza a Zürau, a casa de su hermana Ottla -con la que mantiene una excelente relación- con el fin de iniciar un período de reposo. En 1918 conoce a otra mujer llamada Julie Wohryzek con la que iniciará una vida en común. Poco después se enamora de su traductora del alemán al checo, Milena Jesenska. Abandona a Julie por Milena y vive con ésta última hasta 1922.

La vida amorosa de Kafka no puede ser completa debido a su enfermedad. La tuberculosis limita gravemente su trayectoria vital y decide establecerse en Berlín en busca de la cura definitiva. A su lado se encuentra Dora Dymant, una judía y socialista que le acompañará hasta el final de sus días. La esperada curación no llega y Franz Kafka fallece el 3 de junio de 1924 en el sanatorio de Kierling (Austria) al lado de Dora. Muere a la edad de cuarenta años. Sus hermanas morirían pocos años después, en pleno período nazi, en los terribles campos de concentración alemanes.

Su amigo Max Brod es designado albacea de los bienes de Kafka. Franz, ya en fase terminal, pidió a su amigo que destruyera todas sus obras sin publicar. Entre ellas se encontraban obras como «Carta al padre», «América», «El proceso» o «El castillo». No obstante Brod no cumple la última voluntad de Kafka y los textos ven la luz, revisados por el propio Max Brod, junto a los publicados en vida del escritor checo.

De esta forma se compone una obra global que tendrá una influencia profunda en la evolución de la literatura y el pensamiento moderno en Europa.

La Metamorfosis – Argumento

En este corta novela Franz Kafka cuenta la historia de un chico llamado Gregorio que ve como su vida cambia radicalmente después de convertirse en escarabajo.  Gregorio despierta un día en su cama y sin saber ni cómo ni porqué  se ha convertido en un enorme y feo insecto. A  lo largo de la novela su forma pasa a un segundo plano para él, ya que al fin y al cabo, esa es su nueva forma y debe adaptarse a vivir bajo esa nueva apariencia física, y en cierto modo, él  consigue  adapatarse y aceptarse así, pero  su familia no lo acepta, sino que lo encierran y lo aíslan. A pesar de todo, Gregorio quiere a su familia, retiene recuerdos del pasado y se lamenta, en ningún momento intenta ser autoritario o dañarles ya que son todo lo que tiene a pesar de cómo lo tratan.

Gregorio tenía un buen trabajo. Con su sueldo conseguía sacar adelante a toda su familia, pero el trabajo lo pierde por su nuevo aspecto físico, por su nueva condición de repugnante insecto. A partir de la pérdida del trabajo de Gregorio, su família atravesará muchas penurias económicas y él se siente muy culpable por este motivo.

Después de todo lo ocurrido Gregorio queda “abandonado” por su familia, solo mantiene una pequeña relación con su hermana que le da de comer y le atiende mínimamente, pero siempre dejando cierta distancia debido a su repugnante aspecto. La madre intenta también mantener una relación con Gregorio, cosa que le impiden los familiares; aún así, ella sigue manteniendo su papel de madre a espaldas de su esposo intentando también ayudarle en las cosas que puede, pero siempre en cosas en las que no tuviera que verlo personalmente ya que su aspecto le causaba una terrible impresión. Gregorio va viendo como el medio tiene que cambiar porque él no puede adaptarse ya como humano, ahora tiene otras necesidades, así va haciéndose cada vez más a la idea de su nueva condición de insecto, un parásito que lo único que hacía era estorbar en su propia casa. Durante un día de limpieza, la madre y la hermana, comienzan a quitar muebles y recuerdos de su habitación hasta dejarla vacía para que pueda trepar a gusto por las paredes (al menos esa era la intención) aunque Gregorio no estaba a favor en absoluto, ante este hecho le entra un extraño miedo y sale corriendo, dejándose ver por la madre que comienza a gritar y cae tendida en el sofá. Cuando el padre llega a casa, le empieza a golpear (a Gregorio) lanzándole frutas de sus bolsillos (manzanas), una de éstas, se le queda incrustada en el caparazón.

Al encontrarse la familia en apuros económicos, intentan sacar dinero, por lo que convierten el cuarto de Gregorio en una habitación para huéspedes. Esto hace que Gregorio se sienta cada vez más marginado. Un buen día su hermana está tocando el violín (su gran pasión) delante de los huéspedes, y Gregorio sale a verla para felicitarla a su manera, entonces cuando todos lo ven se arma un gran escándalo en la casa y sus familiares le culpan sin ni siquiera intentar comprenderle, así que Gregorio decide no comer más para morir humildemente y dejar a la familia tranquila de todos los problemas que causaba. Éste era tan buena persona que murió pensando en que dejaría de ser un estorbo y a la vez facilitaría la vida de su familia que desde lo ocurrido había estado algo trastornada y amargada por culpa de su mutación. La suya, es una muerte horrible, sobretodo psicológicamente ya que la culpa de haber mutado, no es suya sino del destino en cierto modo, y sentir el rechazo de su gente le duele en el alma, tanto a él como a mí como lectora.

Al día siguiente la criada se encuentra a Gregorio muerto y avisa a la familia, a la cual les afecta de forma muy superficial, así echan a los inquilinos y deciden comenzar una nueva vida, otro cambio dentro de la familia, otra metamorfosis para bien o al menos eso creen ellos.

Personajes

Gregorio ya se sentía un insecto o un parásito antes de su metamorfosis. Se sentía como un insecto psicológicamente, ya que se sentía excluido de cualquier relación humana o interpersonal. Por dentro, Gregorio es el mismo, sólo ha sufrido una mutación exterior no interior. A pesar de la condición miserable que está viviendo, Gregorio es el único personaje de la novela que muestra humanidad, es el único que muestra alguna añoranza de afectos humanos, el único que intenta comprender, ayudar o por lo menos no amargar al resto de la familia. Los demás personajes están deshumanizados, son caricaturas de las carencias de nuestra sociedad : una sociedad insensible y deshumanizada.  La madre  es una mujer egoísta e histérica,  que muestra sumisión al padre. Al principio intenta ayudar a su hijo y cumplir con su rol de madre, pero muy a su manera, sin involucrarse mucho.

La hermana es la que más ayuda a Gregorio en lo que a la comida y limpieza se refiere, hasta que pasa el tiempo y se cansa de hacerlo, entonces se vuelve igual o peor que el resto de la familia.

El padre es perezoso, agresivo, intolerante y violento. Es autoritario con todo el mundo. Es el reflejo del propio padre de Kafka.

Su familia es el reflejo de la lacra social, una familia que deja morir a Gregorio. Gregorio cambia de aspecto y ya lo dan por muerto como hijo y como persona, sin esforzarse en saber si  piensa y siente como humano. Gregorio atrapado e indefenso, no puede hacer frente a su nueva condición y no puede hacerse entender y su familia no le da la oportunidad de poder entenderlo. Gregorio muere con el peso de haberles amargado la vida. Solo por su nueva condición es juzgado de antemano y maltratado injustamente por los que lo tendrían que apoyar y ayudar más. Su familia lo dejó solo cuando más los necesitaba.

Estructura

La historia gira en torno a Gregorio y su transformación. Se puede estructurar en tres partes claramente diferenciadas.

La primera parte comienza en la mañana en que aparece Gregorio transformado y termina cuando el padre le mete en su habitación hiriéndolo. La segunda parte va desde este incidente hasta otro ataque del padre a Gregorio con manzanas, se ve el día a día del protagonista. Y la última parte es el declive de Gregorio que acaba muriendo y quitando un peso a su familia.

Espacio

Con respecto al espacio, la historia sucede principalmente en la habitación de Gregorio (donde el permanece aislado) y en el comedor ( lugar de encuentro de la familia), aunque también se nombran algunas estancias más de la casa.

El tiempo

Los actos suceden cronológicamente y en cuestión de un par de meses.

Conclusiones

La Metamorfosis está considerada como una de las obras más importantes, significativas e influyentes de la literatura moderna, a la vez que una de las más controvertidas y difíciles de interpretar.

Esta novela es una clara crítica social . A través de una historia absurda e incomprensible Kafka pretende tratar los temas de la identidad, la frustración, la libertad, la soledad, el desamparo, el aislamiento, la marginación social y el sentido de la existencia principalmente. Estos temas serán los ejes que vertebrarán la producción literarioa de Kafka y que y que ejercerán una influencia capital en posteriores pensadores y escritores de talante existencial, como Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Albert Camus y Miguel de Unamuno. Franz Kafka se erige como uno de los precursores del existencialismo literario, avanzándose a los graves y angustiantes problemas provocados por una colectividad opresora y dominada tan solo por unos pocos.

La Metamorfosis representa temas tan actuales como la marginación y la soledad que sufren las personas que por una razón u otra viven aisladas de la sociedad. El personaje es rechazado socialmente y se ve abocado a la depresión, lo cual conlleva a una desgana hacia la vida, a no querer seguir viviendo, que es lo que le sucede a Gregorio al final del libro. El azar puede provocar  que  cualquiera de nosotros vivamos una situación parecida a la que le ha tocado vivir a Gregorio. El ejemplo de Gregorio es una simple metáfora de una persona que, por diferentes motivos, se ve segregada de la sociedad. Todos podemos ser Gregorio en un momento de nuestras vidas, todos podemos ser víctimas del rechazo y de la marginación social. Gregorio es tan sólo una víctima de la sociedad.

Aqui podéis descargar la Metamorfosis de Kafka