Archivos de Categoría: Literatura y lenguaje

La sílaba. Diptongo, triptongo e hiato. Tipos de sílaba

La sílaba

La sílaba es cada una de las unidades de articulación en las que se divide una palabra, es decir, según la pronunciamos (me-sa, si-lla, co-che…). Según el número de sílabas, las palabras pueden ser:

Monosílabas (una sílaba): yo, no, tres, luz…

Bisílabas (dos sílabas): co-che, mo-to, tra-je…

Trisílabas (tres sílabas): es-tre-lla, bo-de-ga…

Polisílabas (más de tres sílabas): re-par-ti-dor, uni-ver-si-dad…

Diptongo

Es la unión de dos vocales dentro de una misma sílaba, una de ellas siempre será vocal cerrada (i, u). Por ejemplo: a-vión, cuer-po, viu-do. Hay dos tipos de diptongos, los crecientes y los decrecientes:

Diptongos crecientes: formados por una vocal cerrada más una vocal abierta: ia, ie, io, ua, ue, uo.

Diptongos decrecientes: formados por una vocal abierta más una vocal cerrada: ai, ei, oi, au, eu, ou. Cuando se encuentran al final de la palabra se escriben «-ay, -ey, -oy» (por ejemplo: guay, hoy, buey).

Triptongo

Cuando tres vocales aparecen dentro de una sílaba, la vocal del centro siempre será abierta (a, e, o) y las de los lados serán cerradas (i, u).

Hiato

Cuando dos vocales se encuentran en contacto dentro de una palabra, pero no forman parte de la misma sílaba. Esto ocurre, generalmente, cuando se encuentran dos vocales abiertas juntas (por ejemplo: re-hén, al-de-a, le-ón, etc…). Hay otros muchos factores pero dado que esto está orientado para principiantes de Educación Primaria, nos centraremos en lo que hemos dejado escrito.

Fonología y fonema. Producción del sonido. Sistema fonológico y fonético de la lengua

Los sonidos y los fonemas. Todo acto de habla produce unos sonidos y se manifiesta en una secuencia de sonidos que emite el hablante, representada por las letras en la escritura nos evocan un significado. Los sonidos y los signos están combinados.

Pero claro, cada letra no corresponde a un sonido, es decir, un sonido puede estar representado por varias letras, por ejemplo: la letra G, se puede utilizar para dos sonidos distintos: gamberro y gesto.

La disciplina que se ocupa del estudio de los sonidos del lenguaje se divide en:

Fonología: es la ciencia que estudia los elementos fónicos desde el punto de vista de su función en el sistema de la comunicación lingüística.

Fonética: estudia los elementos fónicos desde el punto de vista de la producción del sonido, centrándose en la percepción de sonido.

Cuando hablamos emitimos sonidos, pero no todos hablamos igual. En el español los fonemas /d, b, g/ tienen dos tipos de alófonos (oclusivo y fricativo). Son percibidas de la misma forma por el oído y el significado (si lo pronunciamos oclusivo o fricativo) no varía.

La fonética es la disciplina que se ocupa del sonido y su unidad básica es el «SONIDO«, que es la realización de los fonemas, es decir, lo que pronunciamos. La fonología es la disciplina que estudia los sistemas fónicos de las lenguas, y su unidad lingüística más pequeña (básica) es el «FONEMA«.

La pragmática. ¿Qué es la pragmática? Concepto de pragmática. Elementos de la pragmática. Pragmática y lenguaje

Concepto de Pragmática

Se entiende como la disciplina cuyo objeto de estudio es el uso del lenguaje en función de la relación que se establece entre enunciado, mensaje e interlocutores.

Nacida como una rama de la Semiótica y de la Lingüística, estudia las habilidades y conocimientos que hacen posible el uso adecuado de la lengua, es por eso que en muchos aspectos la pragmática va más allá y supere los límites de la Gramática e incluso de la Lingüística, constituyendo una nueva perspectiva en el análisis de la comunicación, el lenguaje y las lenguas.

Elementos de la Pragmática

Interlocutores: el emisor es el hablante que produce intencionalmente una expresión lingüística (ya sea oral o escrita), haciendo un uso consciente e intencionado de la comunicación; el destinatario es a quien llega dicho mensaje o expresión, es al que se dirige el emisor, de modo que igualmente es consciente de estar interactuando de forma intencionada.

Enunciado: es el resultado del acto de enunciación por parte del emisor. Constituye la unidad de análisis o estudio de la Pragmática.

Intención comunicativa: es el propósito o meta que el emisor quiere conseguir por medio de su enunciado.

Pragmática y lenguaje

Ámbitos. El Marco de Referencia Europeo para las Lenguas establece, al menos, cuatro ámbitos:

– Ámbito Personal: es la vida privada del sujeto (familia y amigos)

– Ámbito Profesional: en la que la persona desarrolla sea cual sea su profesión.

– Ámbito Público: es la vida pública de la persona, es decir, la actuación del sujeto como miembro de la sociedad (moviéndose dentro de esta categoría en ámbitos sociales, administrativos, etc.)

– Ámbito Educativo: en el que el individuo participa de forma organizada en la Educación. En el caso de los docentes (profesores) coincide la vida profesional con la educativa, ya que pertenecen al mismo ámbito.

Contexto. Es el conjunto de factores que condicionan tanto la producción como el significado del enunciado. El contexto puede ser discursivo (integrado por los elementos que constituyen el enunciado); contexto circunstancial (el espacio-tiempo que condiciona el enunciado) y el contexto social, donde incluimos todos los elementos culturales (rituales) que acompañan la enunciación.

Situación. Depende de factores como el lugar, el momento determinado, las instituciones u organizaciones en que se produce, las personas implicadas, los objetos de dicho entorno, los textos que se encuentran en esa situación, etc. Pongamos algunos ejemplos:

– Requieren el uso oral: hablar entre amigos o desconocidos, ya sea en ámbitos privados, públicos, discutir sobre un tema…

– Requieren el uso escrito: realizar trabajos y exámenes (ámbito público, profesional o educativo), escribir cartas, solicitar información, redactar un currículum vitae (CV) en el ámbito profesional, etc.

Esto nos forma el conocido «marco del discurso», y a su vez siempre habrá una tendencia a la «adecuación»; es decir, que siempre que tengamos ante nosotros una situación, deberemos adoptar lo que vamos a decir y cómo vamos a decirlo según dicha situación. Por ejemplo:

– Modalidades orales: una conversación, un debate, una discusión…

– Modalidades escritas: escribir cartas (privada o comercialmente), redactar Currículums (profesionalmente) o hacer escritos jurídico-administrativos (una instancia, oficio, acta, certificado, circular…, etc.)

Aportaciones de la Pragmática a la Enseñanza de la Lengua

Desde el punto de vista didáctico, lo más decisivo reside en el planteamiento de un enfoque comunicativo o enseñanza comunicativa de la Lengua. Esto ha sido fundamental para construir el concepto del Proceso de enseñanza-aprendizaje (tan conocido para los docentes).

En este sentido hay cuatro puntos fundamentales que debemos tener en cuenta:

1. Atender a los ámbitos de uso y a intenciones comunicativas reales.

2. Atender a la variedad discursiva: atención a tipologías textuales (deben tratarse textos auténticos y no manipulados en exceso o creados especialmente para la educación) y atender a la lengua oral.

3. Potenciar un estilo interactivo en el aula: alternar trabajos individuales con trabajos por parejas o pequeños grupos para así centrar la atención en el trabajo grupal y poder aportar feedback efectivo viendo las responsabilidades de cada grupo e individuo; y establecer rutinas interactivas (por ejemplo: saludos diarios, introducción-conclusión de cada clase, resumir brevemente la sesión de cada día, etc.)

4. Por último desarrollar cuatro habilidades básicas de la comunicación:

  • Expresión oral (hablar): podemos hacer dramas, juegos de escenificaciones, juegos de rol, juegos de pregunta-respuesta, exposiciones, lecturas en voz alta…).
  • Comprensión oral (escuchar): hacer juegos mnemotécnicos (para aprender a memorizar), dibujar lo escuchado, usar audios y vídeos…
  • Comprensión escrita (leer): desarrollar la memoria, la anticipación, la inferencia (para aprender a entender textos, COSA MUY IMPORTANTE en la sociedad de la información), usar textos reales como hemos indicado arriba: prensa escrita real, textos auténticos, obras literarias, etc.
  • Expresión escrita (escribir): redacciones abiertas, dictados, trabajos, talleres literarios… Demanda de conceptos, procedimientos y actitudes.

Bilingüismo y Diglosia. El contexto de las lenguas en contacto

Bilingüismo

Antes de explicar el bilingüismo, conviene aclarar que hay dos conceptos muy importantes: el bilingüismo individual (de cuyo estudio se encarga la Psicología) y el bilingüismo colectivo (que lo estudia la Sociología).

El bilingüismo individual se define como la capacidad para utilizar indiferentemente, con la misma competencia y en las mismas situaciones dos lenguas distintas. En cambio, en el bilingüismo colectivo la igualdad entre las dos lenguas en presencia, igualdad de estatus y de uso, ni existe ni puede exir. La coexistencia entre ambas implica una tensión. Aquí es donde resulta pertinente la introducción del término diglosia.

Diglosia

El concepto de diglosia (formulado por Ferguson en 1959), y se define de la siguiente manera: «hacer uso discriminado de dos variedades de la misma lengua».

Existen dos tipos de variedades: variedad baja (B), que es la popular, la que se emplea para hablar con familiares o amigos, lo cotidiano (día a día); y una variedad alta (A), que es la prestigiosa e impuesta, culta, adquirida por las élites mediante la escolarización. Hay que recordar que la variedad baja (B) es el vehículo básico de comunicación, quizá mucho más importante que la alta, ya que la manejan un número mayor de personas y es la cadena de transmisión cultural que tiene una sociedad.

Comunicación, lengua y lenguaje

Comunicación, lengua y lenguaje

La comunicación es el acto de transmisión de información entre varios individuos. Surge como la necesidad de intercambiar o poner en común información, sentimientos o ideas… entre otras.

Para Canale y Swain (1996), la comunicación se basa en una interacción personal y cultural, conlleva creatividad y está orientada a un propósito, es decir, que nadie se comunica por el simple hecho de comunicarse, lo hace atendiendo a un fin, a una razón lógica (intercambio de ideas, por ejemplo).

Elementos de la comunicación

Los elementos de la comunicación son: emisor, código, mensaje, canal, destinatario, contexto, redundancia y ruido.

emisor-mensaje-receptor

La interacción

Cuando el receptor del mensaje está actuando como receptor, a su vez está preparándose para una acción, por tanto una acción comporta la otra, estableciéndose así los procesos comunicativos durante los cuales los emisores interactúan. Es muy importante incorporar la presencia del «otro» en el discurso, evitando así los discursos conocidos como diálogos de sordos, pues nadie habla por hablar.

Comunicación no verbal

Puede entenderse en tres sentidos:

Sentido restringido: los gestos que acompañan a la comunicación oral

Sentido amplio: códigos que no utilizan palabras (por ejemplo: los icónicos, musicales, etc.)

Sentido intermedio: incluye las distancias espaciales, el contacto físico, la orientación, gestos y movimientos del cuerpo, expresiones de la cara, etc.