Archivos de Categoría: Economía y Matemáticas

Huelga General, 29 de septiembre 2010. Reflexión.

***

En mi opinión, la Huelga General que va a ser convocada mañana, día 29 de septiembre de 2010, es innecesaria. Tenemos muchas cosas que cambiar en este país, pero desde el punto de vista económico es tan pequeña la huelga, que viene a ser innecesaria.

Está claro que es un hecho simbólico, nada para hacer cambiar el sentimiento de las personas ni para congelar determinados sectores económicos: para eso existen los servicios mínimos. En casi ninguna empresa dejarán de trabajar (por mucho que lo digan) ya que todos tienen un servicio mínimo. Resulta curioso que este servicio mínimo antes sólo estuviese en el Sector Terciario, pero claro, en los otros sectores existiría competencia. Cuando uno tiene algo, todos quieren tenerlo también.

Aunque no es llamado de la misma manera, pero también trabajan con «trabajadores» mínimos, estableciendo excusas insostenibles que justifican la labor en los días de huelga. Está todo muy bien pensado y planeado, pero en mi opinión, repito, es totalmente ineficaz esta huelga.

Hablemos de política por otro lado. Jose Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España, tiene como objetivo sostener a España en la zona Euro, no levantar al propio país. Esto a la gente le resulta una barbaridad; los patriotas se dan golpes en el pecho por las espectativas tan «malas» que tiene Zapatero. Ahora bien, os comentaré alguna cosa: si Zapatero no ejerce de administrador en los objetivos a cumplir que nos mandan la  Unión Europea, ¿quién lo iba a hacer? Pues esa persona que lo iba a hacer si no estuviese Zapatero, sería Mariano Rajoy, líder de la oposición.

En este momento se invertirían los papeles. Los conservadores (que suelen tener más labia y astucia para «escaquearse» de los temas) comentarían que todo se debe a una reforma a nivel europeo, de la que no tienen permiso para cambiar ningún punto, sólo ejecutar o rechazar la reforma; pertenecer a la Unión Europea o ser expulsados, respectivamente.

La Unión Europea tiene que cumplir el mayor objetivo de todos los tiempos: conseguir que el Euro esté a niveles muy superiores del Dólar; para ello, tiene que realizar una serie de reformas en todos los países miembros, en el que efectivamente se encuentra España (con Jose Luis Rodríguez Zapatero). Si el presidente del gobierno fuese otro, le caería lo mismo. Tendría que ganarse la negación de nuestros ciudadanos y todo lo que eso conlleva. No importaría si fuese de izquierdas o de derechas; caería igual. No se trata de la fuerza o tendencia política que tenga el poder en el país, sino que se trata de aceptar las órdenes de nuestros superiores (zona Euro) para poder pertenecer a la mayor Unión Económica de la historia. Si queremos prosperar como unión y como país, debemos  someternos a cumplir la normativa europea (siempre que nos sea beneficioso a largo plazo, puesto que a corto plazo no se puede determinar nada).

Actualmente tenemos la economía más desarrollada e importante del mundo, y eso debe asustarnos a la hora de criticar a un «pobre» presidente del gobierno, (que insisto,  sería exactamente igual que fuese de izquierdas que de derechas) cuya única dedicación es la  política española dentro de la política europea. Ya lo ha dicho la Unión Europea: antes de invertir en gasto público (lo cual levantaría a la mayoría de empresas de los distintos países) desean la estabilidad del Euro. Este punto es muy importante, y tiene su lógica: si invertimos en gasto público, todas las empresas comenzarán a tener ingresos significativos, habría menos paro y cientos de miles de personas tendrían trabajos dignos. Ahora bien, por otro lado el Euro entraría en crisis (tipo de cambio de la moneda). El Dólar se bebería los últimos jugos del Euro mientras los países miembros estarían aprovechando los últimos fondos para invertirlos en gasto público. Felicidades, sería una mala idea.

Eso es lo que quieren los conservadores: mirar hacia el país y no hacia la unión que formamos. En parte está muy bien eso, demuestra que les interesa su país (o ganar dinero también, pero bueno, lo ignoro) y que se preocupan por él, pero claro… con un pequeño fallo: no les interesa su país a largo plazo, sino a corto plazo. Eso es un error desde mi punto de vista.

Por lo tanto, si nos preocupamos por acatar todas las medidas europeas (que tengan sentido y sean aprobadas en su mayoría) podríamos conseguir no sólo la estabilidad del Euro, sino una revolución en esta moneda respecto al Dólar y otras monedas. Esto nos ubicaría en muy buenos puestos dentro de la economía mundial y, por consiguiente, haría crecer el poder adquisitivo de los países miembros (UE). Si logramos reducir el déficit y no invertir en gasto público, tal y como dice la Unión Europea, podríamos conseguir unos resultados muy positivos. Tan sólo hace falta confiar en el sistema económico tradicional de autorregulación: el mercado se autorregula en los momentos críticos, y eso lo hemos podido comprobar en numerosas ocasiones. También se está implantando una política fiscal restrictiva, la cual reduce el gasto público.

La oposición, sea del tipo de gobierno que sea, debería siempre apoyar a la presidencia. Esto no significa que comparta su misma ideología, pero podrían llegar en muchas ocasiones a puntos intermedios para mejorar los errores y evitar los problemas; esto nunca ocurre así, por eso siempre tenemos un frente en el cual se cometen errores y otro frente en el cual hacen críticas de exactamente todo lo que hacen. A veces les faltan argumentos. Deberían formar una unidad y no rebatir las cosas que hace uno y las cosas que hace otro.

Conoce el precio de las gasolineras


***

Muchas veces te habrás parado a pensar que deberías cambiar de gasolinera por el simple hecho de que tiene unas fluctuaciones de precio muy grandes y que no se adaptan a ti como lo hacen otras. Lo cierto es que hay grandes variaciones de precios en unas gasolineras y otras. Moviéndote unos kilómetros puedes ahorrarte hasta 0,25 €/cent. por litro, y si tienes en cuenta que al llenar el tanque de tu automóvil repostas mínimo 50 litros, haces las cuentas: 50 litros × 0,25 €/cent. = 12,5 € que te ahorras.

Pero ahora viene la gran pregunta: ¿cómo saber en qué gasolinera de mi localidad está el carburante más barato? Pues tiene una respuesta fácil: visitando la página web de Elpreciodelagasolina.com, un completo sitio donde se analizan constantemente más de 7.500 gasolineras en toda España.

El proyecto está todavía en desarrollo, por lo que se entiende que poco a poco irá incluyendo mejoras y nuevas estaciones de servicio. El funcionamiento es muy sencillo, introduces el nombre de tu localidad y presionas sobre el botón ‘Buscar gasolineras’, a partir de aquí buscas la gasolinera que tenga el carburante más barato y que esté más cerca del sitio donde te encuentras (sin que sea un disparate; hay veces que no merece la pena recorrer 10 kilómetros para ahorrar unos céntimos).

>> ¿QUIERES SABER MÁS DE AUTOMÓVILES? ENTRA AQUÍ…

BeRuby, gana dinero por clicks (asegurado)

BeRuby, gana dinero por clicks (asegurado) He probado muchas páginas webs de dinero fácil, aunque hace unos meses descubrí una web que te daba dinero por navegar. ¡Sí, así de fácil! Mientras navegas por Internet y entras en las páginas que frecuentas, podrás ganar dinero. Yo llevo unos meses y he ganado dinero, el cual se traspasa a una cuenta PayPal o por transferencia bancaria. Si encima de visitar las páginas, te registras o compras por Internet, ganarás cuatro o cinco veces más. T … Leer más

* vía PitBox Blog

Los Sectores Económicos. ¿Cuáles son?

***

Siempre hemos tenido entendido que los sectores económicos son tres: sector primario, sector secundario y sector terciario. En parte este entendimiento está bien, puesto que en la mayoría de sistemas educativos se tiene como básicos estos tres sectores, pero conviene aclarar que no son tres sectores, sino cuatro sectores económicos. El cuarto sector (sector cuaternario) es el de I+D (Investigación y Desarrollo)

SECTOR PRIMARIO

Está formado por las actividades económicas relacionadas con los recursos naturales en productos primarios no elaborados. Por lo usual, los productos primarios son utilizados como materia prima en las producciones industriales. Las principales actividades del sector primario son la agricultura, la minería, la ganadería, la silvicultura,la apicultura, la acuicultura, la caza y la pesca.

SECTOR SECUNDARIO

Es el conjunto de actividades que implican transformación de alimentos y materias primas a través de los más variados procesos productivos. Normalmente se incluyen en este sector siderurgia, las industrias mecánicas, la química, la textil, la producción de bienes de consumo, el hardware informático, etc.

SECTOR TERCIARIO

También llamado sector servicios, es el sector económico que engloba todas aquellas actividades económicas que no producen bienes materiales de forma directa, sino servicios que se ofrecen para satisfacer las necesidades de la población. Incluye subsectores como comercio, transportes, comunicaciones, finanzas, turismo, hostelería, ocio, cultura, espectáculos, la administración pública y los denominados servicios públicos, los preste el Estado o la iniciativa privada (sanidad, educación, atención a la dependencia), etc.

SECTOR CUATERNARIO

Es el sector económico que incluye los servicios altamente intelectuales tales como investigación, desarrollo e innovación (I+D, I+D+I). Tradicionalmente se le consideraba parte del sector terciario pero su importancia cada vez más creciente y diferenciada ha hecho que algunos autores aboguen por considerarlo como un sector separado.

Incluye la industria de alta tecnología, de tecnologías de la información y las telecomunicaciones y algunas formas de investigación científica, así como la educación, la consultoría y la industria de la información.

Ver siguiente: EL ORIGEN DE LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS (MUY INTERESANTE) entra aquí.

¿QUIERES VER MÁS ARTÍCULOS SOBRE ECONOMÍA? Haz click aquí. (PitBox Blog)

Las Uvas de la Ira – John Steinbeck

***

LAS UVAS DE LA IRA

Los emigrantes bullían en los caminos, y en sus ojos se retrataba su hambre, y sus privaciones estaban marcadas en sus ojos. No tenían argumentos ni sistemas, nada, sino un número y sus necesidades. Cuando había trabajo para un hombre, diez hombres luchaban por conseguirlo…, y su arma era ofrecer sus servicios por menos dinero: «Si ese hombre quiere treinta centavos, yo trabajaré por veinticinco».

— Si él pide veinticinco, yo lo haré por veinte.

— No; yo; yo tengo hambre. Trabajaré por quince centamos. Por la comida. Los niños. Debería usted verlos. Les han salido unos forúnculos; no tienen ánimos ni para jugar. Les di una fruta que encontré tirada por el suelo, y se hincharon. Yo trabajaré por un pedazo de carne.

Y esto era conveniente, porque bajaban los salarios y se mantenía el precio. Los grandes propietarios estaban contentos y repartían más prospectos para atraer a más gente. Los salarios bajaban y los precios se mantenían al mismo nivel.

Entonces los grandes propietarios y compañías inventaron un nuevo método. Un gran propietario compró una fábrica de conservas. Y cuando los duraznos¹ y las peras estuvieron maduros, hizo bajar el precio de la fruta a menos del costo del cultivo. Y, en su calidad de dueño de una fábrica de conservas, se pagó a sí mismo un bajo precio por la fruta y mantuvo el precio de las conservas y así obtuvo un pingüe beneficio. Y los pequeños agricultores que no tenían fábricas de conservas perdieron sus granjas, que fueron absorbidas por los grandes propietarios, por los bancos y por las compañías que poseían también fábricas de conservas. Al pasar el tiempo, hubo menos granjas. Los pequeños agricultores se trasladaron al principio a los pueblos hasta que agotaron su crédito, la ayuda de sus amigos y de sus parientes. Y entonces ellos también salieron a las carreteras. Los caminos se poblaron de hombres codiciosos por un trabajo, capaces de asesinar por conseguir trabajo.

Y las compañías y los bancos fueron labrando su propia ruina, aunque sin darse cuenta. Los campos eran fértiles, y por los caminos marchaban hombres hambrientos. Los graneros estaban llenos, y los hijos de los pobres crecían raquíticos y en sus cuerpos se hinchaban las pústulas de la pelagra². Las grandes compañías ignoraban que es muy delgada la línea que separa al hambre de la ira. Y el dinero pudo haberse pagado en jornales se gastó en gases venenosos, armas, agentes espías, en listas negras, en instrucción militar. En las carreteras los seres errantes se arrastraban como hormigas en busca de trabajo, de pan. Y la ira comenzó a fermentar.

Fragmento de ‘Las uvas de la ira’, John Steinbeck (1939)

* duraznos¹: piezcos o melocotones.
* pelagra²: enfermedad causada por una dieta deficiente o insuficiencia del organismo para absorber la niacina (vitamina B3) o el triptófano (un aminoácido).
__________________________

Si te interesa el tema de esta novela, puedes ver una película basada en la misma. Llamada ‘The Grapes of Wrath‘ (‘Las uvas de la ira’) de John Ford, es una película basada en una familia que lucha por salir adelante, sin tener acceso a un trabajo digno y en condiciones infrahumanas. Es muy recomendable.

>>¿BUSCAS ECONOMÍA? MÁS TEMAS DE ECONOMÍA EN ESTE APARTADO…