Archivos de Categoría: Ciencia y Filosofía

Funcionamiento de un canal. Juego de esclusas y niveles

***

Sabemos muy bien que un canal permite el paso de barcos y buques a zonas que no están al mismo nivel del mar. Es el caso del canal de Panamá o el de Suez. Gracias a las esclusas (compuertas) se puede controlar el nivel del agua y conseguir así, que barcos y buques pasen de una zona de agua más alta a otra menos alta o viceversa. Esto permite que aumenten las relaciones comerciales entre continentes o países distintos sin necesidad de dar una vuelta de miles y miles de kilómetros, como sucedía anteriormente.

FUNCIONAMIENTO DE UN CANAL

PARA BAJAR

En este caso, el barco se dispondrá a cruzar de un extremo a otro  separados con una altura considerable, geográficamente hablando.

  1. El barco se sitúa en la primera cámara del canal. Aquí le cierran la primera esclusa trasera por detrás (situada en la popa) y se mantiene cerrada la que tiene en proa (delantera).
  2. Una vez que el barco se encuentra encerrado por la parte de popa (trasera) y proa, disminuyen el nivel del agua de esta cámara y esto hace que se iguale a la de la cámara ulterior. Cuando está nivelado, se abre la esclusa situada en la proa.
  3. El barco avanza mediante las locomotoras y se detiene de nuevo en el próximo sector. Aquí se cierra la esclusa que se sitúa en la popa del barco y se repite la operación mencionada anteriormente, y así sucesivamente hasta llegar a la última cámara.
  4. Cuando está en la última cámara, las locomotoras impulsan al barco hasta la salida del canal. Tramo finalizado.

PARA SUBIR

Al igual que para bajar, los canales también disponen de un sistema para subir en el sentido contrario del agua.

  1. El proceso viene a ser el mismo, salvo que el barco sitúa su proa en sentido contrario.
  2. Se le cierra la esclusa situada en la parte trasera y se procede a llenar la cámara con agua proviniente de la cámara ulterior (necesariamente a mayor altura). Las locomotoras hacen avanzar al barco y lo detienen en la cámara siguiente.
  3. Este proceso continúa hasta que el barco llega a la última cámara, donde el agua está a mayor altura que la del mar.

Distintos niveles del canal de Panamá. Como se puede observar, los barcos pasan de un extremo a otro alcanzando alturas considerables. PitBox Blog.

¿Cómo se hace el cobre? Fabricación y elaboración del cobre

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=FnjSd-0DDo0]
Vídeo explicativo de cómo se hace el cobre.

En el vídeo observamos una de las minas más importantes de cobre del mundo, con más de 4 kilómetros de recorrido. Desde su extracción, el cobre va sufriendo una serie de cambios hasta que lo adquirimos en rollos de cable. El vídeo es muy curioso y didáctico.

¿Sabías cómo podemos destruir un asteroide?

***

Actualmente sabemos que en el espacio existen más de 7200 asteroides y cometas cuya órbita interfiere con la de nuestro planeta y con los que en algún momento podríamos colisionar. Más de 800 tienen incluso un tamaño suficiente para provocar un auténtico desastre global en caso de impacto.
En muchas películas hemos visto como los norteamericanos son capaces de destruir un asteroide para salvar a la humanidad, y las formas hipotéticas que han lanzado para destruirlos son, paradójicamente, las mismas que utilizaríamos en una película.

FORMAS HIPOTÉTICAS DE DESTRUCCIÓN

  • Explosión nuclear directa. Se conseguiría destrozar el asteroide mediante bombas nucleares, sin miramientos. El problema está en que los fragmentos resultantes de la explosión podrían caer sobre la Tierra, con el peligro de la radiación generada. Sería la última opción aconsejable.
  • Detonación termonuclear cercana. Detonando una bomba cerca del asteroide, se conseguiría que los neutrones de alta velocidad irradiaran una zona con tanta energía que se expandan y exploten, desviando levemente su trayectoria. El inconveniente está en la lentitud del proceso, puesto que se tendría que realizar con décadas de antelación.
  • Sublimación láser. Un conjunto de naves espaciales apuntan rayos láser a la superficie helada del asteroide para derretirlo y generar residuos que cambien poco a poco su órbita. Es difícil ser tan preciso y conseguir tanta energía para derretir a un asteroide, y más sabiendo la velocidad a la que se desplaza (más rápida que la del sonido).
  • Propulsión eléctrica. El plan consiste en aterrizar en el asteroide con una nave espacial para después anclar unas cohetes a la superficie y activarlos para tratar de desviar su rumbo. El problema ya no estaría en la instalación de todos los cohetes en la superficie del asteroide, sino en conseguir que todos los cohetes vayan en la misma dirección, ya que como sabemos, los asteroides suelen rotar sin parar como una peonza descontrolada.
  • Tractor gravitatorio. Cada objeto ejerce un empuje gravitacional. Por ello, simplemente con poner en órbita una gran nave y anclarla con un cable largo al asteroide, su masa, a modo de honda, podría cambiar el momento angular y modificar la trayectoria. Es más factible que otras propuestas, aunque se cuestiona la cantidad de fuerza que tendría que ejercer la nave sobre el asteroide.
  • Veleros al rescate. Consiste en instalar una vela solar en un asteroide, como las que empiezan a tener algunas naves espaciales, que podría atraer las partículas solares y ejercer una resistencia que alteraría el rumbo del asteroide. Conlleva un problema a la hora de instalarlo, puesto que es una instalación muy lenta y compleja.
  • ‘Arte’ espacial. Esta idea consiste en mandar una nave no tripulada a “pintar” un lado del asteroide. Esto cambiaría la presión de la radiación solar. Esta idea se fundamenta en el efecto Yarkovsky (ya hemos hablado en el blog sobre él), descubierto por este ingeniero sobre el año 1900, al observar que la incidencia del Sol en un objeto que rota en el espacio podía modificar su órbita. El inconveniente está en la poca posibilidad de éxito.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=-zvCUmeoHpw]

¿Sabías qué condiciones debe cumplir un planeta para que sea habitable?

***

La vida, tal y como la conocemos, parece requerir energía, carbono, agua líquida y una atmósfera. Las circunstancias que favorecen el desarrollo y la permanencia de una vida compleja en un planeta* son, entre otras:

  • La distancia del planeta a la estrella. En los planetas muy cercanos o muy lejanos a una estrella la temperatura reinante no permite la existencia de agua en estado líquido.
  • Un núcleo metálico fundido. Al girar, el núcleo genera un campo magnético que protege al planeta de las radiaciones X y radiaciones gamma de la estrella.
  • Satélite grande. Sin el anclaje gravitatorio de nuestra Luna, la inclinación del eje de rotación de la Tierra tal vez habría variado considerablemente a lo largo del tiempo, provocando grandes cambios en el clima.
  • Una gravedad suficiente en el planeta. Si es pequeño como Marte, la gravedad no es suficiente para retener la atmósfera. Y si la pierde, la falta de presión atmosférica provoca que la hidroesfera se vaporice.
  • El tiempo de vida de la estrella. Las estrellas muy masivas viven mucho menos tiempo que las poco masivas. Si la vida requiere miles de millones de años para desarrollarse, sólo las estrellas  de tipo solar (medianas) y las estrellas menos masivas que el Sol presentan una actividad estable; el tiempo suficiente como para que la vida evolucione.
  • Existencia de planetas gigantes cercanos. Gracias a su intensa atracción gravitatoria, pueden desviar asteroides, protegiendo a otros planetas de posibles impactos.
  • La situación dentro de la Vía Láctea. Lejos del centro galáctico, donde las explosiones de supernovas que emiten una gran cantidad de radiación perjudicial para los seres vivos son mucho más frecuentes, es un buen lugar para que la vida se desarrolle cómodamente.

* No obstante, también podría suceder que existieran formas de vida capaces de habitar planetas de condiciones muy diferentes a las del nuestro.

¿Sabías que nuestra voz es distinta en el exterior?

***

Muchas veces hemos escuchado nuestra propia voz y nos hemos desencantado. En la mayoría de casos se cree que es debido a que nuestro receptor de voz (micrófono del móvil, mp3, mp4, PC, cámara de vídeo…) no graba correctamente las voces.
Esta teoría es falsa. Si suponemos que tenemos un dispositivo actualizado, es decir, que tenemos un micrófono moderno (y no uno de hace 20 años), estamos hablando de un micro que apenas tiene margen de error (sí lo tiene cuando exponemos el micro al viento o a climatologías adversas). Por lo tanto, este micro tiene la capacidad de grabar nuestra voz tal y como la oyen los demás.
Ahora biene la pregunta: ¿Por qué nosotros nos extrañamos cuando escuchamos la voz en unos altavoces y no cuando nos escuchamos hablar?
Cuando hablamos, estamos mezclando dos fuentes que nos entran de sonido: por un lado recibimos sonido de nuestros propios huesos y carne; y, por otro lado, recibimos el sonido que escuchan los que están alrededor. Por lo tanto, deducimos que:

  • Si escuchamos nuestra voz en algún dispositivo, estamos oyéndonos a nosotros mismos. Esto es relativo, cada instrumento de grabación tiene unas características de grabación, y no todos los dispositivos reproducirán nuestras voces con los mismos tonos. Pero en términos generales, esa es nuestra voz.
  • Si nos tapamos los oídos con los dedos, podemos escuchar el sonido que producen nuestras cuerdas vocales y que llega hasta nosotros a través de los huesos y tejidos que forman nuestro cuerpo.