Archivos de Categoría: Ciencia y Filosofía

Tsunami en Japón, 11 de marzo 2011. Desastres naturales (Actualizado el 18-3-2011).

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=OBHH05mncJI&feature=player_embedded]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=5-zfCBCq-8I&feature=relmfu]

***

La catástrofe ocurrida esta madrugada en la costa de Japón devuelve los tsunamis a la plena actualidad, pero ¿Qué es realmente un tsunami? ¿Cómo se produce?¿Se puede anticipar para poder evitarlo?

Según la Real Academia Española (RAE) un tsunami es una ola gigante producida por un seísmo o por una erupción volcánica en el fondo del mar. Este fenómeno produce un desplazamiento de una gran masa de agua que se propaga a gran velocidad a lo largo de los océanos y mares.

¿Cómo se producen los tsunamis?

El mecanismo más habitual por el que se generan los tsunamis es un terremoto con epicentro en el fondo del mar (maremoto). El movimiento generado por el seísmo provoca un desplazamiento por el fondo marino y , por consiguiente, del agua que al intentar recuperar su estado genera olas de grandes metros de altura.

¿Se puede predecir cuándo tendrá lugar un tsunami?

De la misma forma que no se puede predecir cuándo sucederá un terremoto, tampoco se puede predecir cuándo puede preverse cuándo puede ocurrir un tsunami. No obstante, una vez que se ha producido el seísmo en el fondo del mar, sí que se puede saber las áreas de la costa hacia las que van a desplazarse ésas olas gigantescas, con la finalidad de evacuar a la población costera.

¿Cuánto tiempo tarda en llegar un tsunami a la costa?

El tiempo de llegada variará en función de la distancia en que se haya producido el maremoto respecto a la costa y  de la intensidad del seísmo (a más intensidad, las olas viajarán a mayor velocidad hacia la costa y tardarán menos tiempo en alcanzar la costa).

¿Qué altura pueden alcanzar las olas?

La altura de las olas variará en función de la intensidad del maremoto. No obstante, la magnitud de las olas puede oscilar entre unos escasos milímetros hasta olas gigantescas de hasta 30 metros.

A medida que el tsunami se acerca a la orilla su velocidad disminuye
debido a la reducción de la profundidad del agua, pero por el contrario, la altura de las olas se incrementa considerablemente. Minutos antes que “la gran ola” llegue a la orilla se presenta una ola negativa o retirada, que es como si el mar se retirara de la orilla  y bajara rápidamente la marea. Al encontrar la costa, el tsunami se manifiesta a través de olas de grandísima altura (entre 10 y 30 metros), una tras otra con una fuerza de golpe devastadora, que arrasan todo lo que encuentran a su paso.

¿A qué velocidad se desplaza el tsunami?

Los expertos apuntan que pueden alcanzar altas velocidades que oscilan entre los 600 y los 800 kilómetros por hora. La velocidad varía en función de la profundidad del agua por la que viaja. Así, a más profundidad mayor velocidad.

¿En qué zonas se puede producir un tsunami?

Existen zonas con mayor probabilidad de llegadas de tsunamis (como por ejemplo la costa del Pacífico), pero  de hecho, los expertos señalan que cualquier zona costera del mundo puede ser susceptible de sufrir este tipo de fenómenos ya sea en mayor o menor magnitud.

¿Qué hay que hacer si existe la alerta por un tsunami?

En la medida de lo posible, habría que abandonar la costa y  dirigirse a las zonas de interior. Debemos alejarnos de playas y lugares bajos. Sólo ofrecen seguridad los lugares que estén elevados 30 metros por encima del nivel del mar.

Se debe cooperar con las autoridades locales y organismos de emergencia. No volver a la costa hasta que no se tenga información de que el peligro ya ha pasado.

¿Se pueden evitar los tsunamis?

Actualmente existen dos formas de evitar tsunamis, una de forma teórica y otra usada ya en la práctica. La primera es disolver el tsunami mediante bombas que explotan automáticamente al llegar a una boya determinada en alta mar. De esta forma, mediante unas cuantas bombas focalizadas en distintos puntos estratégicos, se podría llegar a frenar o disolver la fuerza del tsunami. La segunda opción es la construcción de muros antitsunamis, que en estos últimos años se ha puesto muy de moda en algunas ciudades de Japón (que en la actualidad la ciudad mejor preparada para los desastres naturales).

Tomamos como ejemplo el muro de contención de la ciudad de Numazu (Japón), que posee 9 metros de altura y que puede proteger fácilmente un radio bastante amplio contra la fuerza de la ola. Lógicamente, si construyen más muros de este tipo pueden estar mejor preparados para el futuro.

Por último, y como curiosidad, podemos decir que un terremoto de 8,8 en la escala de Ritcher podría destruir casi la totalidad de una ciudad europea o americana; en cambio, en la ciudad mejor preparada del mundo para este tipo de catástrofes (Japón), apenas supondría un pequeño temblor. Debajo del suelo y de las carreteras hay grandes túneles y galerías que permiten darle a la ciudad una elasticidad increíble, además de las vigas flexibles de los grandes edificios. En definitiva, las víctimas de este desastre natural se debe a la falta de remedios contra tsunamis de esta ciudad. Un terremoto no hubiese causado tantas víctimas, y tenemos datos de ello:

El  26 de diciembre de 2003 un terremoto en Bam (Irán) de magnitud 6,3 en la escala de Ritcher provoca la muerte de 26.271 personas, mientras unos meses antes ese mismo año, el día 29 de junio, un terremoto de magnitud 7,8 en Japón tan sólo provoca una víctima mortal y unos cuantos heridos (por golpes en la cabeza, accidentes relacionados con el pánico del terremoto, etc.)

Fotografías


Situación actual en Japón (18/3/2011)
Japón lucha por enfriar el reactor número 3 de Fukushima y reactivar el sistema de refrigeración de la central nuclear. La situación es crítica y ya se la cataloga como desastre nuclear. Para ciertas personas entendidas en la materia, se le considera como el accidente más grave después de Chernóbil.
Durante el día de hoy camiones-cisterna militares y de la policía luchan por enfriar el reactor número 3 de la central japonesa de Fukushima, mientras los técnicos trabajan intensamente para intentar restaurar la electricidad que permita activar el sistema de refrigeración dañado por el terremoto y tsunami del día 11.
Helicópteros y camiones cisterna se utilizan para evitar una catástrofe nuclear. Cuatro helicópteros de las fuerzas armadas niponas han logrado lanzar 30.000 litros de agua sobre los reactores 3 y 4, cuya situación es la que más preocupa por sus altos niveles de radiactividad, que no remiten. Camiones cisterna especiales del Ejército japonés han bombeado agua hacia los reactores, después de que se retiraran otros convencionales por el alto índice de radiación, según confirman las autoridades japonesas. No obstante, el lanzamiento de estas toneladas de agua no ha conseguido rebajar los altos niveles de radiación.
El reactor 3 se ha convertido en la máxima prioridad para los responsables de la central de Fukushima por contener una mezcla de uranio y plutonio, lo que lo hace más peligroso en caso de catástrofe. En estos momentos hay hasta 300 personas trabajando en la central.
Niveles de radiación
El nivel de radiación alrededor de la central, donde se encuentran algunos trabajadores, alcanzaba hoy los 3.000 microsievert por hora, frente a los 1.000 microsievert al año que se consideran seguros para la salud humana.
La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón insistió en que la prioridad es enfriar con el agua suficiente los reactores 3 y 4, y especialmente sus piscinas de combustible atómico.
Según los ocupantes de uno de los helicópteros militares que sobrevolaron la zona, en la piscina de la unidad 4 todavía se apreciaba agua, indicó TEPCO, por lo que la prioridad se ha establecido en el 3.
200.000 evacuados
El Gobierno de Japón ha evacuado a más 200.000 personas en un radio de veinte kilómetros en torno a la central y ha instado a aquellos entre 20 y 30 kilómetros a que no salgan de sus casas, cierren las ventanas y no usen el aire acondicionado.
El ministro portavoz, Yukio Edano, señaló que Japón “entiende” la recomendación de EE UU y otros países de que sus ciudadanos en un radio de 80 kilómetros de la central abandonen la zona, pero insistió en que por ahora el Gobierno nipón no considera necesario ampliar el perímetro que ha establecido.
Hoy, las autoridades niponas incrementaron en unos 28.000 el número de evacuados en las localidades cercanas a la planta nuclear, que fueron reubicados en las provincias de Fukushima.
 Número de víctimas y damnificados
Mientras, elevó a 15.000 el número de víctimas (5.429 muertos y 9.594 desaparecidos), según el último recuento.
Además, más de medio millón de damnificados vive en unos 2.500 refugios temporales, muchos de los cuales carecen de agua potable y electricidad, con temperaturas en torno a los cero grados, y diez millones de hogares se han visto afectados en todo el país por cortes de electricidad. Dos operadoras de electricidad japonesas aplican cortes de luz de entre tres y seis horas en parte del territorio y han pedido a los nipones que rebajen el consumo, algo que hasta ahora se había logrado aunque el frío ahora ha vuelto a dispararlo.
Japón está hundido en la crisis más grave que se conoce después de la Segunda Guerra Mundial. Aún así, los japoneses consideran que podrán salir de esta situación, siendo un ejemplo de lucha y coraje. Se trata de un pueblo ejemplar.

Nota de corte Universidad de Málaga y parámetros de ponderación de las materias de bachillerato

***

Ponemos a su disposición dos documentos que le permitirán informarse de la relación de los parámetros de ponderación y de la nota de corte establecida en la Universidad de Málaga para el año 2011-2012.

Relación de los parámetros de ponderación de las materias de modalidad del bachillerato en relación con las enseñanzas universitarias (para el ingreso al curso 2011-2012) – Ponderación de materias

» Descargar PDF (ponderación de materias)

Nota de corte en la Universidad de Málaga (UMA) – Nota de acceso a la Universidad de Málaga

» Descargar PDF (nota de corte)

Historia de los caracoles en la ensalada. Muertes trágicas

***

Extraña pero cierta es la historia que vamos a contaros a continuación. Es una historia antigua, poco conocida y que ha tenido una difusión bastante reñina: en algunos países ha estado prohibido hablar de ello, en otros han pasado del tema, y en otros aún se desconocía la historia. Se trata de una pareja de jovenes enamorados que en su primera cita, la cena romántica está a punto de cambiarles la vida tras una ingesta de caracoles en una ensalada.

Tras la presentación de la historia podemos proceder a explicarla. Un chico que estaba enamorada de una chica (de los cuáles desconocemos su identidad) tenía bastantes conocimientos en el arte culinario. Así pues, tras haber realizado centenares de platos de exquisito gusto, decide darle rienda suelta a su imaginación y hacer algo que nunca hizo: invitar a su casa a la chica que más le gustaba y sorprenderle con sus dotes culinarios.

El chico procede a invitar a la chica y éste le presenta una serie de platos combinados, entre los que destacaba una ensalada de caracoles. La chica, según comentó semanas después, tuvo cierto asco al verla. Pero como también estaba enamorada, no tuvo más remedio que comérsela de la misma forma que hizo el chico.

Semanas más tarde, empezaron a sentir unos dolores de cabeza muy molestos y acudieron a su médico. Al cabo de unos días los dolores fueron en aumento y realizaron una Tomografía Axial Computarizada (TAC) para evualizar posibles daños. Cuando tuvieron los resultados, todos se asombraron al observar que  los cerebros de los dos jóvenes contaban ahora con nuevos habitantes: huevos.

Ese mismo día confesaron en la consulta que habían comido caracoles en una ensalada hacía un mes. Varios especialistas interrogaron al joven hasta que se descubrieron, a partir de numerosas preguntas, que éste no había cocido antes los caracoles. Por tanto, éstos estaban crudos y habían portado al estómago unas larvas que posteriormente pasaron al flujo sanguíneo. Una vez aquí, buscaron la zona mejor adaptada para la cría de huevos dentro del ser humano: el cerebro. Se instalaron en esta zona y empezaron a alimentarse de la corteza cerebral, provocando los famosos e intensos dolores de cabeza.

Sabemos que después de todas las confesiones y arrepentimientos, los jóvenes murieron a los pocos días, y todo por el desconocimiento de lo que se estaba cocinando.

Etiqueta (código) de los huevos. ¿Qué significa la etiqueta en los huevos?

***

Muchas veces nos hemos quedado mirando la serie de números que tiene grabada un huevo. Pensaréis que esta etiqueta o código son un puñado de números cualquiera y que carecen de interés para los ciudadanos de a pie, pero pensar eso es incorrecto. Esta serie de números, por desconocida que sea, es totalmente necesaria desde el 1 de enero de 2004 en toda Europa.
Estos números nos sirven para averiguar la procedencia del huevo, la calidad del mismo, y la provincia y municipio en el que se encuentra la granja, cuya identificación también es posible.
La manera de leer un huevo es muy sencilla. Tomaremos un huevo y dividiremos el código o etiqueta en varias partes: el primer dígito nos indica la forma de cría del huevo; las dos letras siguientes nos indican el país; los cinco siguientes números la ubicación de la granja en la que se produjo; y por último, los tres dígitos restantes nos revelan la identificación de la granja por las autoridades…

Leer más ...

Friedrich Nietzsche y la teoría del Eterno Retorno

***

En el siglo XIX, el filósofo Friedrich Nietzsche sostiene la teoría del eterno retorno.

Esta teoría considera que la vida que ahora vivimos ha sucedido con anterioridad y que volverá a repetirse eternamente. Esta teoría fue sostenida con anterioridad por los griegos y por los hindúes. A diferencia del tiempo lineal que sugiere el cristianismo —formado por presente, pasado y futuro—, el tiempo sufrirá un efecto circular o cíclico. Esta teoría fue demostrada matemáticamente por Henri Poincaré, quien sostiene que existe 10^26 (1.000.000.000.000.000.000.000.000.000) posibilidades de que todo vuelva a suceder exactamente como lo estamos viendo ahora, y que probablemente ya hayamos vivido con anterioridad.

Esto es debido a que en el universo existe una cantidad finita de materia: los átomos se volverán a unir de la misma forma que se unieron cuando todo empezó; todo esto ocurriría, según Nietzsche, de forma cíclica —o en un bucle eterno—.